Hacia una importante reorganización dentro de la Curia romana

Marzo 13, 2021
Origen: fsspx.news

El 2021 será el año de una reorganización tan profunda como estratégica dentro de la Curia romana: a finales de febrero, seis cardenales prefectos de congregaciones alcanzaron el límite de setenta y cinco años de edad, fijado por el derecho canónico y recordado por el Papa.

Un inusual comunicado de la sala de prensa de la Santa Sede, publicado el 19 de febrero de 2021, resonó en la cima de la Curia romana.

El comunicado reveló que el Soberano Pontífice acababa de aceptar la dimisión, por motivos de edad, de dos altos prelados: el cardenal Robert Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, y el cardenal Angelo Comastri, arcipreste de la basílica del Vaticano y presidente de la Fábrica de San Pedro.

A juicio de los vaticanistas, esto debería verse como el puntapié inicial para comenzar con una reestructuración más amplia de la Curia.

De hecho, otros seis prefectos de congregaciones -el equivalente a un ministerio- han alcanzado la edad de la jubilación canónica y ya han presentado su dimisión al sucesor de Pedro: para que sea efectiva, esta última debe ser "aceptada por el Papa, quien decidirá evaluando las circunstancias concretas", explica el motu proprio "Aprende a Despedirte", promulgado en 2018.

Estos son los nombres de los porporati cuya renuncia se espera en el futuro próximo:

1) Leonardo Sandri, prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales;

2) Marc Ouellet, prefecto de la Congregación de Obispos y presidente de la Pontificia Comisión para América Latina;

3) Beniamino Stella, prefecto de la Congregación para el Clero;

4) Giuseppe Versaldi, prefecto de la Congregación para la Educación Católica, gran canciller de la Pontificia Universidad Gregoriana;

5) Luis Ladaria Ferrer, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe;

6) Mauro Piacenza, penitenciario mayor;

A esta lista se agregan otros dos cardenales que no son prefectos de ninguna congregación:

7) Giuseppe Bertello, presidente de la Pontificia Comisión para el Estado de la Ciudad del Vaticano y presidente de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano: un puesto clave en la gestión de los bienes de la Santa Sede.

8) Gianfranco Ravasi, presidente del Pontificio Consejo para la Cultura y de la Pontificia Comisión para la Sagrada Arqueología: este alto prelado puede estar tranquilo hasta el año 2022, porque ha sido nombrado usque ad octogesimum annum, hasta los 80 años.

Cabe recordar que las congregaciones romanas, según la Constitución actual Pastor Bonus, son nueve.

Las nuevas estructuras creadas bajo el pontificado del Papa Francisco, como la Secretaría de Economía, el Dicasterio al Servicio del Desarrollo Humano Integral y el de la Comunicación (originalmente una secretaría) tienen, actualmente, como única base jurídica un motu proprio -documento equivalente a un decreto.

Como un hecho significativo del modo estricto de gobernanza que le es propio, el pontífice argentino ha adquirido el hábito de gobernar por decreto. Benedicto XVI promulgó trece motu proprio en poco más de siete años, Juan Pablo II firmó treinta en casi veintiséis años... Y Francisco cuarenta y uno, en tan solo ocho años, ¡y ciertamente no ha terminado!

Se espera que surja una forma definitiva y más estable del gobierno de la Iglesia con la futura Constitución Apostólica Praedicate Evangelium, todavía en construcción hasta este día.

La reorganización que se avecina en la cima de la Iglesia debería ser una oportunidad para que el Papa Francisco deje impresa su marca duradera en una Curia con la que ha tenido relaciones contrastantes desde el comienzo de su pontificado.

¿Se trata de una coincidencia? Luis Antonio Tagle y Peter Turkson, dos cardenales "misioneros" según los elementos del lenguaje vigente -es decir, en sintonía con el Papa reinante, y ajenos al ambiente romano- fueron nombrados miembros del comité de vigilancia de la APSA, el banco central del Vaticano. Definitivamente, en Roma, el cambio es ahora...