India: "Los villancicos no son un delito"

Septiembre 17, 2021
Origen: fsspx.news
El Tribunal Superior de Madhya Pradesh en Jabalpur

Después de cuatro años de batallas legales, la Suprema Corte absolvió al Padre George Mangalapilly, acusado por activistas hindúes de haber obligado a la población local a convertirse mediante la "artimaña" de unos villancicos cantados por un grupo de seminaristas en un pueblo.

El caso se remonta al 14 de diciembre de 2017, cuando un grupo de 32 estudiantes del Colegio Teológico San Efrén de la diócesis de Satna (Madhya Pradesh), acompañados por dos sacerdotes y un conductor local fueron atacados por radicales hindúes que los acusaron de cantar villancicos navideños en las calles de la aldea de Jawahar Nagar Bhumkahar.

Los 2 sacerdotes y los 32 seminaristas fueron puestos bajo custodia policial. Los activistas hindúes, en su mayoría miembros de la organización nacionalista Bajrang Dal, pidieron que se tomaran medidas contra ellos por intentar convertir a los hindúes.

Luego, los activistas hindúes prendieron fuego a la camioneta utilizada por los seminaristas para llegar al pueblo y atacaron la comisaría a la que habían llevado al grupo de católicos.

El Padre George Mangalapilly, profesor del Colegio Teológico San Efrén en la diócesis de Satna, que formaba parte del grupo, fue acusado además de haber convertido al cristianismo a Dharmendar Dohar, un hindú, ofreciéndole una recompensa de 5,000 rupias (alrededor de 60 euros) durante esa misma época.

La policía procesó al Padre Mangalapilly y dejó en libertad a los demás. Fue acusado de "conversión forzada". El sacerdote fue puesto en libertad bajo fianza al día siguiente, pero el caso se llevó a juicio.

El cargo se basó en la declaración de un testigo, que afirmó que Dohar había sido sobornado y convertido al cristianismo.

Pero Dohar rechazó la acusación y declaró ante el tribunal que no se convirtió como se afirmaba. Sin embargo, el tribunal de primera instancia declaró culpable al sacerdote.

Por lo tanto, el Padre Mangalapilly apeló al Tribunal Superior de Madhya Pradesh, pero este último rechazó su solicitud en agosto de 2020, por lo que se vio obligado a apelar ante la Suprema Corte de la India.

Un tribunal de tres jueces de la Suprema Corte finalmente anuló la orden del Tribunal Superior de Madhya Pradesh y absolvió al sacerdote.

"Aparte del testimonio externo, no hay nada más en el caso que pueda ser invocado contra el apelante", concluyó la Suprema Corte.

"Estamos muy contentos de que el caso se haya cerrado", declaró a AsiaNews el Padre María Stephen, gerente de relaciones públicas de la diócesis de Madhya Pradesh. "Este caso nos había atormentado durante varios años, aunque no teníamos dudas de que los cargos eran infundados".

El Padre George Mangalapilly se sintió aliviado después de que se leyó el veredicto: "Aunque nunca estuve en prisión por más de 24 horas y estoy seguro de mi inocencia, estos cuatro años han sido exasperantes, especialmente después de que el Tribunal Superior desestimó la primera moción de rechazo en agosto de 2020".

La conversión religiosa es un tema delicado en muchas partes de la India, especialmente en Madhya Pradesh. Los sacerdotes y misioneros a menudo son el blanco de grupos extremistas hindúes, que los acusan de incitación a la conversión y de corrupción.

Recientemente, los fundamentalistas hindúes que dirigen Madhya Pradesh han aumentado las penas por este "crimen", a fin de intimidar a la pequeña comunidad cristiana local. Acusan a los misioneros cristianos de convertir a los hindúes de castas inferiores y otros nativos crédulos.