Inmueble londinense: un juez británico acusa al Vaticano

Abril 08, 2021
Origen: fsspx.news
¿El secretario de Estado de la Santa Sede vuelve a estar en medio de la tormenta?

En el caso de la cuestionable transacción inmobiliaria de Sloane Avenue, que involucra a varios funcionarios de la Santa Sede, un magistrado británico acaba de emitir conclusiones que contradicen la investigación realizada por la justicia vaticana.

Todo comenzó en 2012 en las instalaciones de la empresa Credit Suisse en Londres, donde se reunieron un representante de la Secretaría de Estado de la Santa Sede y un financiero italiano, Raffaele Mincione.

Este último aconsejó: "No invierta en un proyecto petrolero en África, sino en inmuebles de lujo en Londres". Este consejo sería objeto de seguimiento dos años después, en 2014.

Una transferencia de 150 millones de euros se habría llevado a cabo desde las cuentas de Credit Suisse y Banca della Svizzera Italiana (BSI) de Lugano a la sociedad de cartera Raffaele Mincione, lo que permitiría invertir en un inmueble en un distrito de lujo de la capital británica, en 60 Sloane Avenue.

Por cierto, Raffaele Mincione y varios de sus asociados, incluido el empresario Gianluigi Torzi, cobraron elevados honorarios.

En Roma deberían haber recordado, con Monsieur de La Fontaine, que los asesores no son los pagadores: a lo largo de los meses, las inversiones en Londres, por la devaluación de la libra, la crisis económica ligada al Covid-19 y la incertidumbre en torno al Brexit, han sufrido muchas pérdidas. Y la del Vaticano en particular.

Así, el edificio de Sloane Avenue podría haber perdido una suma importante -entre 73 y 166 millones de euros- para la Santa Sede, según la declaración de Monseñor Nunzio Galantino, director de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA), en una entrevista con el diario italiano L'Avvenire el 2 de noviembre de 2020.

La justicia vaticana no se quedó de brazos cruzados: el 5 de junio de 2020, los magistrados del país más pequeño del mundo arrestaron a Gianluigi Torzi, acusado de haber desviado los fondos que permitieron la compra del inmueble de Sloane Avenue, aprovechando una supuesta "incompetencia" de Monseñor Alberto Perlasca, exjefe de la primera sección de la Secretaría de Estado, hombre del cardenal Tarcisio Bertone, exnúmero dos del Vaticano, en tiempos de Benedicto XVI.

El lado británico del caso da un giro desagradable para el Vaticano

Los magistrados también han acudido a la justicia británica para investigar el lado inglés del caso y asegurar la incautación de las cuentas del Sr. Torzi. Un giro en la historia: el 24 de marzo, el Corriere della Sera informó que el juez de la fiscalía británica de Southwark a cargo del caso dijo que los funcionarios de la Secretaría de Estado están lejos de haber sido engañados por una transacción inmobiliaria cuestionable.

"Las inexactitudes de la Santa Sede en este asunto son abismales", escribe en su informe Tony Baumgartner, quien no considera que haya "motivos razonables para sugerir que el Sr. Torzi ha estado involucrado en un comportamiento delictivo".

En el fallo de 42 páginas que se ha publicado, el magistrado de Southwark se basa, entre otras cosas, en una nota fechada el 25 de noviembre de 2018, firmada por el secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin.

El número dos del Vaticano aprueba claramente la transacción inmobiliaria en el meollo de la cuestión: "Habiendo leído este memorando, y a la luz de las explicaciones dadas anoche por Monseñor Perlasca y Fabrizio Tirabassi; luego de haber sido tranquilizado sobre la validez de la transacción (que beneficiaría a la Santa Sede), su transparencia y la ausencia de riesgos para la reputación […], soy partidario de concluir el contrato. Gracias. P. Parolin".

De cualquier manera, la decisión de Tony Baumgartner constituye un revés más para el anfitrión de Santa Marta que ha hecho de la lucha contra la corrupción uno de los objetivos destacados de su pontificado.

En el recinto leonino, incluso se susurra que pronto podrían caer cabezas, aunque esto comenzó desde el inicio del pontificado...