Internet: la nueva cruzada de Vladimir Putin

Septiembre 09, 2021
Origen: fsspx.news
Anton Kliuchkin, director de Runet

En Rusia, el gobierno tiene la intención de invertir cientos de millones de euros durante varios años para controlar mejor el internet y moralizar el contenido destinado a los jóvenes. En la mira están las protestas de principios de 2021 contra el ejecutivo, que una vez más demostraron el poder de las redes sociales y el control de la información en la era digital.

El Kremlin parece haberse tomado en serio la escala de protestas a favor de Alexei Navalny: el 23 de enero de 2021, alrededor de 20,000 jóvenes moscovitas marcharon por las calles de la capital para exigir la liberación del enemigo acérrimo de Vladimir Putin.

Una movilización sin precedentes que no podría haber tenido lugar sin las redes sociales, un campo que el presidente de la Federación de Rusia ya no pretende dejar libre a los opositores políticos.

El presidente del país no ha ocultado su temor de que los adolescentes se enfrenten a contenido dañino en línea, mientras las empresas proporcionan nuevas tecnologías mostrando su poca responsabilidad, en Rusia y en otros lugares.

Durante un discurso dado unos días después de las protestas, Putin dijo: "Estas plataformas son, por supuesto, ante todo pertenecientes a empresas, y ¿cuál es el principal interés de una empresa? Obtener ganancias. No les importa que tal o cual contenido perjudique a las personas a las que está destinado. Después de todo, estas empresas se centran cada vez más en controlar la conciencia de las personas".

Por ello, el gobierno ruso decidió, el 17 de agosto, invertir diez mil millones de rublos, es decir, más de ciento dieciséis millones de euros, para difundir contenidos "espirituales y morales" en la web.

Se producirán doscientos proyectos en formato digital, con un objetivo: "la formación de una conciencia ciudadana, valores morales y espirituales entre los jóvenes", según explicó el director general del Instituto para el Desarrollo del Internet (Runet), Anton Kliuchkin.

Este último incluso prometió, para el próximo año, "un aumento significativo de los medios disponibles de más de quince mil millones de rublos -unos ciento ochenta millones de euros- cifra que seguirá aumentando en los próximos años".

Desde 2020, el Instituto Runet, fundado en 2015, ha sido encargado de revisar el contenido dirigido a los jóvenes. Como explicó Kliuchkin, Gazprom-Media está financiando parte de esta cruzada digital junto con otros grupos importantes, incluido el primer canal de televisión y el portal Yandex.

Los proyectos dirigidos por Runet serán luego evaluados por un comité presidido por el subdirector de la administración presidencial, Sergei Kirienko, exjefe de gobierno durante la era Eltsyn, un hombre considerado por muchos como un posible heredero de Vladimir Putin.

Uno de los productores de Internet más activos en Rusia, Anton Kalinkin, fundador de Chill web-cinema, elogió el proyecto, recordando que "la industria de los medios y la web sin duda necesita este apoyo del Estado", aunque reconoce que la apuesta es arriesgada, porque sigue siendo "muy difícil en estos días transmitir un discurso oficial y un contenido positivo a las generaciones más jóvenes".

Desafío que el patriarca de Moscú, Kirill Gundjaev, quiere asumir. El jefe de la Iglesia autocéfala rusa asumió el papel de denunciante: "Vemos cuántas veces nuestros jóvenes pierden la cabeza, pierden toda dirección real en la vida, lo que afecta a toda la sociedad de una manera destructiva, especialmente por el contenido difundido a través de internet. Es por eso que necesitamos organizar un flujo de información que verifique las ideas que se difunden, distinguiendo lo bueno de lo oscuro".

Hay cierta lucidez en esta observación. Pero no debe olvidarse que los rusos siguen siendo maestros en el arte de la desinformación y la manipulación. El plan de "espiritualización y moralización" de la red, beneficiará principalmente al poder gobernante. Y queda por ver lo que este último incluirá bajo las palabras: "espiritualidad" y "moralidad".