Italia: los frescos de Padua declarados Patrimonio de la Humanidad

Agosto 25, 2021
Origen: fsspx.news
Una parte de la capilla de los Scrovergni decorada por Giotto

Los frescos del siglo XIV, inscritos el 24 de julio de 2021 en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, se encuentran en ocho edificios religiosos y seculares ubicados en la histórica ciudad amurallada de Padua. Realizados entre 1302 y 1397 por varios artistas para diferentes patrocinadores, los frescos presentan sin embargo una unidad de estilo y de contenido.

Para Monseñor Claudio Cipolla, obispo de la ciudad italiana, la decisión constituye un importante reconocimiento, a nivel artístico y turístico, pero también a nivel de la fe.

Entre los frescos incluidos en la lista está el de Giotto en la Capilla de los Scrovegni, considerado como el inicio de una revolución en la historia de la pintura mural, así como ciclos de frescos de diferentes artistas: Guariento di Arpo, Giusto de Menabuoi, Altichiero da Zevio, Jacopo Avanzi y Jacopo da Verona.

Este conjunto ilustra cómo se desarrolló el arte del fresco durante el siglo XIV. Inspirados por los avances de la ciencia óptica, Giotto y otros artistas utilizaron la perspectiva espacial por primera vez, representando figuras humanas con características individuales y expresiones de emoción.

Padua, en Veneto, lugar de nacimiento de Tito Livio, se encuentra a unos cuarenta kilómetros al oeste de Venecia. La Cappella degli Scrovegni, que lleva el nombre de la familia de banqueros que mandó realizar los frescos en esta capilla privada cerca de su palacio, también conocida como la Capilla de la Arena, tiene una sola nave y fue pintada al fresco por Giotto di Bondone (1267-1337), en 855 días entre 1302 y 1305.

Allí se representan 53 escenas de la vida de Cristo, de la Santísima Virgen, de San Joaquín, así como un vasto Juicio Final. La bóveda de cañón es toda azul adornada y salpicada de estrellas. Su técnica permite que el fresco se destaque del estilo bizantino estático y codificado.

También se le atribuyen los frescos de la capilla superior de la Basílica de Asís. Se dice que el joven Giotto comenzó allí su carrera como pintor, alumno de Cimabue, acompañándolo en la obra de construcción de la basílica.