Jerusalén: la Capilla de la Condena profanada

Febrero 09, 2023
Origen: fsspx.news
Capilla de la Condena y de la Imposición de la Cruz

Los ataques y actos de intimidación perpetrados en las últimas semanas contra iglesias y objetivos cristianos en la Ciudad Vieja de Jerusalén no dejan de aumentar.

El jueves 2 de febrero de 2023, por la mañana, un hombre, al que los medios israelíes se refieren como un "turista estadounidense", irrumpió en la Capilla de la Condena dentro del santuario de la Flagelación en la Vía Dolorosa, en el corazón del barrio cristiano de la Ciudad Vieja, y vandalizó la estatua de Jesús que se encontraba allí, tirándola al suelo y luego golpeándola con un martillo.

El hombre fue detenido y entregado a la policía israelí. En los videos de su captura, se puede escuchar al vándalo gritando en voz alta que "no puede haber ídolos en Jerusalén, que es la ciudad santa". Los informes publicados por la policía de Israel y transmitidos por los medios locales vinculan la profanación con los supuestos problemas de salud mental del vándalo.

Al mismo tiempo, cabe recordar que en las últimas semanas los barrios cristianos y armenios de la Ciudad Vieja de Jerusalén han sido escenario de una serie de actos de intimidación contra personas y lugares de culto.

La Custodia Franciscana de Tierra Santa, tras el ataque a la Capilla de la Condena, emitió un comunicado, firmado por el custodio Francesco Patton, y el secretario, el Padre Alberto Joan Pari, "para expresar su preocupación y deplorar esta secuencia creciente de graves actos de odio y violencia contra la comunidad cristiana en Israel".

La Custodia habla de un "crimen de odio" y añade: "No es casualidad que la legitimación de la discriminación y la violencia en la opinión pública y en el actual escenario político israelí, se traduzca también en actos de odio y violencia contra la comunidad cristiana".

Los incidentes de violencia e intimidación contra objetivos cristianos en la Ciudad Vieja de Jerusalén también se han disparado desde el nuevo gobierno de Israel, encabezado por Benjamin Netanyahu y también respaldado por formaciones religiosas ultranacionalistas.

Gran parte de la reciente ola de violencia e intimidación se ha dirigido a lugares y residentes del Barrio Armenio. El 11 de enero, aparecieron inscripciones intimidantes en las paredes de los edificios del barrio, incluidos los lemas "muerte a los armenios" y "muerte a los cristianos".

El 26 de enero, unos 40 colonos judíos allanaron un restaurante armenio cerca de la Puerta Nueva, gritando consignas sacrílegas contra Jesús. En los días siguientes, sacerdotes cristianos y laicos fueron atacados con escupitajos y uso de gas pimienta en las calles del Barrio Armenio.

Tras el ataque al restaurante armenio, los obispos católicos de Tierra Santa emitieron un comunicado deplorando "esta violencia no provocada" que "sembró el miedo entre los comerciantes y residentes del barrio cristiano, así como entre los turistas", añadiendo que este incidente fue "el último de una serie de episodios de violencia religiosa que golpean los símbolos de la comunidad cristiana".

El viernes 27 de enero, el arzobispo Pierbattista Pizzaballa, patriarca latino de Jerusalén, visitó a los propietarios del restaurante atacado y de los comercios aledaños en señal de solidaridad.

La capilla vandalizada forma parte del Convento Franciscano de la Flagelación y representa una de las estaciones de la piadosa práctica del "vía crucis" que realizan los peregrinos que, durante su visita a la ciudad santa, recorren el camino de Jesús al Calvario el día de su crucifixión.

La estatua vandalizada de Cristo