Joe Biden divide al episcopado estadounidense

Diciembre 15, 2020
Origen: fsspx.news

Si bien su elección ha sido ratificada por el Colegio Electoral, Joe Biden ha dividido al episcopado estadounidense más que nunca, debido a su posición sobre el aborto.

En Estados Unidos, el malestar del episcopado está latente: el 17 de noviembre de 2020, al cierre de su asamblea plenaria de otoño, los miembros de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos (USCCB) anunciaron la creación de un "equipo de trabajo" para "prepararse a la presidencia de Joe Biden". ¿Se trata acaso de un intento por remediar las divisiones que afectan al episcopado?

De forma clara, el presidente de la USCCB, Monseñor José Gómez, arzobispo de Los Ángeles, destacó los "desafíos" que representa el programa político del contendiente demócrata.

Varios proyectos de Joe Biden constituirían "una seria amenaza para el bien común", según Monseñor Gómez, quien agregó que, "cuando los políticos que profesan la fe católica apoyan tales proyectos, nos enfrentamos a problemas adicionales, porque esto crea confusión entre los fieles en cuanto a la enseñanza de la Iglesia sobre estos asuntos".

Sin embargo, el 24 de noviembre, el arzobispo de Washington DC, el cardenal Wilton Gregory, anunció en la prensa que no se negaría a dar la comunión a Joe Biden, en el caso de que este último llegara a la Casa Blanca.

A quienes lo acusan de enturbiar deliberadamente las aguas, el nuevo porporato responde: "No es una cuestión de confusión, para mí es una cuestión de responsabilidad, como arzobispo que soy, comprometerme y dialogar con él (Joe Biden), incluso en áreas donde claramente tenemos diferencias".

La reacción de Monseñor Charles Chaput

Una postura que ha sido socavada por el arzobispo emérito de Filadelfia, Monseñor Charles Chaput. En una entrevista concedida el 4 de diciembre de 2020 a First Things, el prelado deploró el hecho de que los obispos que anuncian, de manera individual, su intención de dar la comunión al líder de los demócratas, están brindando "un pésimo servicio" al resto del episcopado, y al mismo Joe Biden.

Para Monseñor Chaput, no hay duda de que el presidente electo "ha demostrado que no está en plena comunión con la Iglesia católica", y que no debe ser admitido a la santa mesa por su apoyo al "grave mal moral" constituido por el pecado del aborto.

Si bien el ex arzobispo de Filadelfia reconoce que Joe Biden ha "defendido causas por el bien común, su intención declarada (promover el aborto) exige una respuesta fuerte y consistente por parte de las autoridades de la Iglesia y de los fieles".

Este caso de conciencia ya se había presentado en 2004, con el candidato demócrata, el senador católico John Kerry, quien apoyaba posiciones contrarias a la enseñanza de la Iglesia, provocando "tensiones internas entre los obispos estadounidenses sobre cómo tratar el tema de la santa comunión", recuerda Monseñor Chaput.

Este último precisó que, ante esta situación de crisis, la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) publicó una nota doctrinal, especificando que los políticos católicos que promueven y aprueban leyes que favorecen el aborto o pecados graves similares, deben ser "instruidos" por sus pastores, y se les debe negar la Comunión si "continúan con obstinación en su camino equivocado". "Que yo sepa -señaló Monseñor Chaput- esta declaración sigue vigente".

De hecho, es una nota confidencial del cardenal Ratzinger, con fecha de junio de 2004, enviada a la Conferencia Episcopal Americana, pero que fue filtrada por distintos periódicos. Por tanto, no se publicó ni se promulgó. [Nota del editor]

"No es una cuestión de 'política partidaria', habría que ser ignorante, o de mala fe, para pensar que se trata de algo así", advirtió el prelado, antes de concluir diciendo: "será responsabilidad de cada obispo, garantes de la integridad de los sacramentos, ante el Señor". Seguramente Monseñor Wilton Gregory no apreciará la piedra arrojada en su jardín cardenalicio...

Elegido en la votación final por el colegio electoral, Joe Biden se convertirá en el segundo católico en prestar juramento como presidente de Estados Unidos, después de John Fitzgerald Kennedy, quien asumió el cargo en enero de 1961 y fue asesinado el 22 de noviembre de 1963.