Juicio en el Vaticano: el cardenal Becciu es llamado al estrado

Marzo 22, 2022
Origen: fsspx.news
Monseñor Angelo Becciu

Acusado de malversación de fondos y abuso de poder, el cardenal Giovanni Angelo Maria Becciu expresó ante el tribunal su seguridad de que la verdad lavaría su honor, después de haber sido sometido a lo que describió como una "masacre por parte de los medios".

"Me han retratado como un hombre corrupto, ávido de dinero, desleal al Papa, ¡pero aquí estoy con la frente en alto!" Mirando a sus jueces, el cardenal Angelo Becciu, quien dice ser víctima de una "masacre mediática sin precedentes", enfrenta la acusación junto a otras nueve personas, todas sospechosas de malversación de fondos.

Este caso se centra principalmente en una inversión inmobiliaria en Londres que, según los fiscales, habría hecho perder millones de euros a la Santa Sede, enriqueciendo a varios intermediarios.

Todas estas acusaciones fueron desechadas por el porporato: "Quiero afirmarlo aquí y ahora, con la fuerza y ​​la transparencia de mi conciencia: jamás ni un solo euro, ni siquiera un centavo del cual tuve la gestión o incluso el conocimiento, fue desviado, mal utilizado o empleado para fines que no eran exclusivamente institucionales", dijo en un discurso de apertura.

Durante la décima audiencia, el cardenal, que al momento de los hechos que se le imputan era suplente de la Secretaría de Estado, debía ser interrogado por el promotor de justicia -el equivalente del abogado general- sobre el pago de 125,000 € a obras de su país de origen, Cerdeña. De esta suma, 100.000€ habrían ido a parar a la Caritas diocesana, dirigida por su propio hermano.

Pero, debido a una infección por SARS-CoV-2, Allessandro Diddi prefirió pasar: "No estoy en condiciones de realizar el interrogatorio", declaró al inicio de la audiencia.

El presidente del Tribunal Vaticano, Giuseppe Pignatone, hizo, sin embargo, algunas preguntas sobre el estatus de Cecilia Marogna, colaboradora del cardenal destituido que habría recibido dinero para misiones especiales y extraoficiales encargadas por la Secretaría de Estado.

Monseñor Becciu se refugió en el secreto pontificio que rodea esta parte del asunto, limitándose a decir que accedería a hablar si se levanta el secreto, algo que puede decidir una sola persona en el mundo: el Papa...

El presidente del Tribunal interrogó entonces al cardenal relevado de sus prerrogativas en 2020, sobre el expediente de Cerdeña, pero el acusado negó cualquier enriquecimiento personal, y afirmó que las sumas en disputa sirvieron para la reintegración de jóvenes en dificultad.

En total, la audiencia duró más de cuatro horas antes de ser aplazada por Giuseppe Pignatone: próxima reunión, el 30 de marzo, con el interrogatorio del testigo clave del caso, monseñor Mauro Carlino, exjefe de gabinete de la Secretaría de Estado.

En cuanto al cardenal Becciu, debería volver al estrado el próximo 6 de abril. Esperamos que el promotor de justicia haya recuperado entonces su salud...