La Asociación Patriótica Católica China (3)

Agosto 09, 2022
Origen: fsspx.news
Un grupo de seminaristas chinos alrededor de 1900

Este artículo y los siguientes pretenden presentar una realidad muy particular, que juega un papel determinante en la vida de los católicos en China, ya sea reclutándolos bajo la bandera del Partido Comunista Chino o lanzándolos de nuevo a las catacumbas. El artículo fue publicado en el sitio web de las Misiones Extranjeras de París. Esta presentación permitirá al lector desinformado comprender lo que está en juego en el acuerdo entre China y el Vaticano, que debería renovarse en octubre.

Cuarenta años después de la fundación de la Asociación Patriótica Católica China, es posible hacer una lectura más completa de los acontecimientos que marcaron esta época y descifrar el diseño y los objetivos fijados por los líderes del PCCh y que pretendían lograr a través de su creación.

 La Iglesia católica en vísperas de la "liberación"

Una mirada rápida a la realidad de la Iglesia católica en China en vísperas de la "liberación" comunista a fines de la década de 1940 ayudará a situar mejor los acontecimientos descritos y a comprender su significado.

El 11 de abril de 1946, el Papa Pío XII, al erigir la jerarquía católica en el continente chino, realizó un gesto histórico. Este acto del Papa constituyó la culminación de etapas difíciles y superó los obstáculos de los círculos políticos que querían mantener un cierto grado de tutela sobre la Iglesia, así como de ciertos círculos eclesiásticos que temían perder los privilegios de sus congregaciones.

Por tanto, la Santa Sede decidió pasar por encima de estas posiciones arraigadas, prácticamente repitiendo el gesto realizado a principios de la década de 1920 cuando envió a su propio delegado apostólico a China a pesar de una fuerte resistencia.

Desde la Constitución Apostólica Quotidie Nos y las sucesivas intervenciones de la Sede Apostólica, la Iglesia en China, en 1949, estaba dividida en 20 provincias eclesiásticas, con 20 arzobispos, 83 obispos y 35 prefectos apostólicos. A ello se sumaban las oficinas de Hong Kong, Macao y Taiwán, no incluidas en estas cifras.

Entre estos últimos, los ordinarios chinos sumaban 266. Dieciséis diócesis y siete prefecturas apostólicas fueron confiadas al clero secular, mientras que tres diócesis fueron confiadas a miembros chinos de congregaciones religiosas.

Estas cifras llevan a otra consideración. La acción de Pío XII, aunque providencial, llegó un poco tarde. La Iglesia ciertamente había experimentado una lentitud en su evolución hacia una mayor naturalización, lentitud atribuible a una amplia gama de razones que no es necesario discutir aquí.

En Nanjing, residía un internuncio: monseñor Antonio Riberi, tercero en la serie, después de Celso Costantini (1922-1933) y Mario Zanin. La delegación apostólica se había convertido en una internunciatura en julio de 1946.

Los católicos sumaban más de tres millones, con casi 200,000 catecúmenos, atendidos por 5,788 sacerdotes (2,698 de los cuales eran chinos) y 7,463 religiosas (5,112 de las cuales eran chinas). Había 924 estudiantes de filosofía y teología preparándose para el sacerdocio en los 17 seminarios mayores, y más de 3,000 seminaristas en formación en los seminarios menores.

A 26 órdenes o congregaciones se les encomendaron territorios de misión, mientras que otras 13 sociedades masculinas prestaban asistencia en las diversas circunscripciones sin estar adscritas a un territorio particular. Las congregaciones femeninas que trabajaban en China sumaban 60.

Los catequistas, hombres y mujeres, se contaban por centenares. Más de mil "vírgenes", mujeres que no hacían votos particulares, dedicaban su vida al servicio de la Iglesia. Más de 320,000 jóvenes estudiaban en las 4,446 escuelas, grandes y pequeñas. También había tres universidades católicas (Aurora de Shanghai, Fu Jen de Beijing y Tinku de Tianjin).

La Iglesia también administraba 254 orfanatos, 216 instituciones de salud (muchas residencias para ancianos y hospitales) y 781 dispensarios, así como internados. También había varias imprentas católicas y numerosas publicaciones.