La Asociación Patriótica Católica China (4)

Agosto 09, 2022
Origen: fsspx.news
Los Padres Laszlo Ladanyi y Léon Trivière

Este artículo y los siguientes pretenden presentar una realidad muy particular, que juega un papel determinante en la vida de los católicos en China, ya sea reclutándolos bajo la bandera del Partido Comunista Chino o lanzándolos de nuevo a las catacumbas. El artículo fue publicado en el sitio web de las Misiones Extranjeras de París. Esta presentación permitirá al lector desinformado comprender lo que está en juego en el acuerdo entre China y el Vaticano, que debería renovarse en octubre.

Cuarenta años después de la fundación de la Asociación Patriótica Católica China, es posible hacer una lectura más completa de los acontecimientos que marcaron esta época y descifrar el diseño y los objetivos fijados por los líderes del PCCh y que pretendían lograr a través de su creación.

Las fuentes de información

La primera década de experiencia comunista reveló las premisas y las causas de los acontecimientos por venir. La documentación era impresionante, pero no era precisa ni estaba seriamente documentada. La información a menudo se deducía o se suponía, y el flujo de noticias estaba bajo el firme control del gobierno.

Las cartas y el material impreso tenían grandes dificultades para circular; en el interior, era una operación que había que desalentar a toda costa; en el exterior, pocas cosas se filtraban. La diáspora china fue la fuente de información más constante durante casi 30 años.

Dentro de la República Popular China, las fuentes oficiales eran abundantes y "confiables". Los despachos de la Agencia Chine Nouvelle casi siempre habían sido fácticos. El "pulso" de la situación lo proporcionaban los artículos publicados en el Diario del Pueblo y otras publicaciones del régimen y por una abundante producción de panfletos que atacaban preferentemente al Papa.

En el exterior, a pesar de las dificultades de los primeros años de la revolución, la información, su clasificación y su lectura también fueron importantes y constituyeron una masa imponente.

En 1948, el China Missionary Bulletin (CMB), publicado mensualmente en Shanghai, proporcionaba información sobre varias diócesis. Publicado en Hong Kong desde junio de 1949, se convirtió en el Missions Bulletin en 1954. En 1961, el título cambió a Asia, pero a finales de año dejó de publicarse. La sección Mission Chronicle se había vuelto inútil: ya no se podía hablar de misiones específicas en China continental.

Otra fuente de información muy valiosa, constante y precisa sobre lo que sucedía con los católicos en el imperio de Mao Zedong era el Bulletin de la Société des Missions Etrangères de Paris (BMEP). Desde enero de 1953, un misionero francés expulsado de Chengdu (Sichuan), unos meses antes, escribía en esta revista.

La firma del Padre Léon Trivière se convertiría en la garantía de una documentación precisa, en particular a partir de julio de 1957, con la serie titulada La Iglesia Católica en China Continental. Cuando concluyó esta serie, en febrero de 1961, el Padre Trivière había escrito más de 500 páginas muy densas de información única, y muchos artículos publicados en otros lugares.

A fines de agosto de 1953, comenzó la publicación en Hong Kong del China News Analysis. En sus reuniones semanales y luego quincenales, el Padre Lazlo Ladany, S.J., aportaba información sobre la realidad china. Dedicándose sobre todo a la observación de las transformaciones sociopolíticas en la República Popular, el Padre Ladany no dejaba de informar a los lectores del campo religioso.

En Saigón, Vietnam del Sur, en la década de 1960, un testigo excepcional escribía artículos regulares sobre la Iglesia en China en la década de 1950, recopilados en un volumen publicado en octubre de 1966 con el título Zhongguo Dalu Tianzhujiao Zhenxiang. Era Tomaso Zhang, hermano de monseñor Vito Zhang, obispo de Xinyang (Henan). Este libro desapareció casi inmediatamente de las librerías, comprado por aquellos que no querían que "los trapos sucios de la Iglesia de China" fueran lavados en público.

Tomaso había participado, en Pekín, en 1957, en la interminable reunión de la que había surgido la Asociación Patriótica; por lo tanto, pudo revelar detalles a veces desconcertantes. Tomaso Zhang fue el único testigo de estos hechos que atravesó las fronteras de la República Popular China.

Entre las publicaciones posteriores y valiosas por la información aportada, cabe mencionar la controvertida obra de Louis Wei Tsingsing, La Santa Sede y China, publicada en París en 1968 (Ediciones A. Allois).

En la década de 1980, cuando China volvió a ser accesible, salieron a la luz muchos detalles entonces desconocidos, relatados por los participantes de esta asamblea, figuras prominentes de la Iglesia en aquel entonces: algunos terminaron en prisión o en campos de trabajos forzados durante décadas, y otros fueron impulsados ​​por estos eventos. Dijeron muchas cosas.

El resto del artículo pretendía rememorar brevemente los hechos de estos primeros años de convivencia entre el nuevo régimen y la Iglesia católica de la época, dejando "hablar" a quienes los vivieron en primera línea y cuyo testimonio fue confirmado por los hechos que siguieron.

La primera fundación de la Asociación Patriótica: la concepción religiosa de los revolucionarios

La política religiosa emprendida por el Partido Comunista no nació alrededor de una mesa. Sus líderes, aunque desencantados con la religión en general y los ritos y celebraciones en particular, habían crecido en un entorno que los había familiarizado con las formas específicas en que el budismo y el taoísmo desempeñaban su papel.

Los líderes revolucionarios habían crecido en una sociedad donde el sentido religioso tenía un lugar reconocido. Pero como ellos mismos habían sido, en cierto modo, productos de este medio sociorreligioso, conocían muy bien sus fallas y su incapacidad para conducir al país más allá de la crisis y el derrumbe de las instituciones hacia la modernidad.

En el fervor de aquellos años caracterizados por la zozobra y la búsqueda de métodos para transformar China, se responsabilizaba a la religión (cualquiera que fuese) de los problemas del país, precisamente porque siempre había sido parte del sistema y era uno de los principales factores que condujeron al colapso de las instituciones civiles.

Sin embargo, los líderes revolucionarios, a pesar de su actitud fundamentalmente hostil hacia la religión, conservaron de esta y de su relación con el poder político la imagen tradicional proporcionada por el budismo y el taoísmo en el contexto chino. Sus sucesivas intervenciones llevarían la impronta del único entorno que les era familiar y que conocían bien.

Continuará...