La Asociación Patriótica Católica China (6)

Agosto 11, 2022
Origen: fsspx.news
Sun Yat-sen

Este artículo y los siguientes pretenden presentar una realidad muy particular, que juega un papel determinante en la vida de los católicos en China, ya sea reclutándolos bajo la bandera del Partido Comunista Chino o lanzándolos de nuevo a las catacumbas. El artículo fue publicado en el sitio web de las Misiones Extranjeras de París. Esta presentación permitirá al lector desinformado comprender lo que está en juego en el acuerdo entre China y el Vaticano, que debería renovarse en octubre.

Cuarenta años después de la fundación de la Asociación Patriótica Católica China, es posible hacer una lectura más completa de los acontecimientos que marcaron esta época y descifrar el diseño y los objetivos fijados por los líderes del PCCh y que pretendían lograr a través de su creación.

I] El Partido Comunista Chino (continuación)

2. El comunismo: un nuevo tipo de fe

En la primera mitad del siglo XX, China se vio sacudida por terribles conmociones políticas y sociales. La dinastía Qing ingresó postrada en el nuevo siglo, principalmente por la incapacidad de sus instituciones para adaptarse a la modernidad; su historia terminaría de manera dramática en 1911, con la caída definitiva del Imperio.

El régimen republicano tampoco pudo mejorar la difícil situación de las instituciones y los ciudadanos. El frente político se dividió rápidamente en un mosaico de "caudillos", dueños efectivos de parcelas de territorio. La explosión política interna se enfrentó al mismo tiempo con el refuerzo del vecino japonés muy cercano que invadió rápidamente el territorio chino.

La tregua temporal para hacer frente al enemigo común se rompió mucho antes del colapso de Japón: la facción gobernante, el Kuomintang, incapaz de hacer frente de manera coordinada e inteligente a los graves problemas del país, se deterioró irremediablemente. Esto permitió que la oposición se organizara apoyándose en el descontento que impregnaba la vida de la gente.

Estos últimos, desinformados sobre los acontecimientos y ajenos a los juegos de poder, pero perjudicados en todos los juegos liderados por quienes pretendían dominar el campo político, estaban ante todo deseosos de sobrevivir y obtener condiciones de vida dignas. A fines de la década de 1940, muy pocos chinos recordaban haber experimentado un período de relativa paz y tranquilidad.

La "victoria" sobre el enemigo común se mostró incapaz de satisfacer las aspiraciones del pueblo. La gran satisfacción de ver al extranjero (Japón y las naciones occidentales) fuera de las fronteras nacionales fue reemplazada por una preocupación: la búsqueda de algo que pudiera "trascender los intereses divergentes, exigir una devoción nacional sin divisiones y ofrecer una acción capaz de catalizar la atención". Era una necesidad del individuo y de la nación.

Pero este centro de atracción "no podía desarrollarse dentro de las religiones teístas tradicionales incapaces de guiar a los individuos y a la nación". Estas ya no sirvieron al pueblo para escapar de las calamidades que les sobrevenían y que no podían entender; no sirvieron a la clase intelectual para proporcionarle motivaciones y cursos de acción.

Lo que el padre de la patria, Sun Yat-sen, había proclamado resultó ser cierto: "China necesita urgentemente una ideología. Una ideología inspiraría la fe y la fe engendraría fuerza; una fuerza colectiva, tan esencial en un momento de crisis nacional". Para él, la ideología de sus "Tres Principios" definidos en Cantón en 1924 (nacionalismo, democracia y bienestar del pueblo), era suficiente.

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, el Partido Comunista se presentó ante la nación como el heredero más auténtico de Sun Yat-sen. Sus credenciales estaban constituidas por la victoria sobre los ejércitos nacionalistas del antiguo gobierno y por la firme voluntad de hacer frente a las dos principales aspiraciones de la nación china: el progreso material y la restauración del orgullo nacional mediante la reconquista del respeto en el escenario internacional.

Desde el siglo anterior, la debilidad política del país y el estado de atraso material del pueblo eran señalados constantemente como las principales razones de la inferioridad de China en el mundo moderno. El Partido que salió victorioso de la revolución se fijó el objetivo de devolver la fuerza y ​​el bienestar a China y los chinos.

3. La política del partido hacia las religiones teístas

"La posición del comunismo con respecto a las religiones teístas es la de una creencia que se encuentra con otra creencia". C. K. Yang continúa: "Dado que una fe es siempre radical, la relación entre diferentes religiones implica una exclusión recíproca. Entre cuerpos mutuamente excluyentes, no puede haber tolerancia recíproca, solo conflicto".

Desde la época prerrevolucionaria hasta las declaraciones oficiales más recientes, el régimen de Beijing siempre ha afirmado que las religiones teístas son producto de la ignorancia y de la incapacidad para comprender el mundo en que vivimos. Con el progreso de la revolución, la expansión de la ciencia y la liberación política de las masas, las religiones están inevitablemente destinadas a convertirse en desechos de la historia.

Esta misma concepción aparece inalterada desde los primeros escritos de uno de los fundadores del Partido Comunista Chino, Chen Duxiu (1879-1942), hasta los documentos publicados tras el giro dado por Deng Xiaoping. Las consideraciones pragmáticas desalientan la eliminación de la religión por la fuerza.

Pero no la impidieron del todo, especialmente, pero no de forma exclusiva, durante "los años de la gran catástrofe", como un documento (1981) del Comité Central del Partido llama a la "Gran revolución cultural proletaria" (1966-1976). Pero cualquier religión en China que intente resistir o que represente un obstáculo para el Partido será reprimida violentamente.

En 1960, C. K. Yang escribió que "la única religión organizada por la que el régimen comunista chino se siente amenazado es el cristianismo, y más particularmente la Iglesia católica, debido a sus vínculos con las potencias occidentales". Al final del siglo, esta afirmación aparece retrospectivamente en toda la tragedia de su verdad.

En cualquier caso, la política de tolerancia combinada con la política de subordinación ciertamente no significa la renuncia al plan a largo plazo para la eliminación no violenta de las religiones teístas. El documento No. 19/82 lo afirma abiertamente, en su totalidad. El instrumento privilegiado es el monopolio sobre la educación de los jóvenes, dominio exclusivo del régimen.