La Asociación Patriótica Católica China (9)

Agosto 17, 2022
Origen: fsspx.news
Monseñor Ignatius Kung Pin-mei, obispo de Shangai

Este artículo y los siguientes pretenden presentar una realidad muy particular, que juega un papel determinante en la vida de los católicos en China, ya sea reclutándolos bajo la bandera del Partido Comunista Chino o lanzándolos de nuevo a las catacumbas. El artículo fue publicado en el sitio web de las Misiones Extranjeras de París. Esta presentación permitirá al lector desinformado comprender lo que está en juego en el acuerdo entre China y el Vaticano, que debería renovarse en octubre.

Cuarenta años después de la fundación de la Asociación Patriótica Católica China, es posible hacer una lectura más completa de los acontecimientos que marcaron esta época y descifrar el diseño y los objetivos fijados por los líderes del PCCh y que pretendían lograr a través de su creación.

II] Los inicios del nuevo régimen: la acción contra la Iglesia (continuación)

El Movimiento de las Tres Autonomías

El 13 de diciembre de 1950, un comunicado de la agencia Chine Nouvelle lanzó el Movimiento de las Tres Autonomías (MTA) en la Iglesia católica a través del "Manifiesto de Guangyuan". En ese entonces, el programa de reforma preveía la formación de soviets parroquiales y comités de reforma a nivel local, compuestos principalmente por laicos.

Actuando desde la base, el gobierno esperaba reunir apoyo para fundar, a nivel nacional, una organización católica dispuesta a colaborar estando sujeta al poder. Este proyecto fracasó porque los católicos sospecharon de implicaciones doctrinales y disciplinarias. Cuando el proyecto ya estaba archivado, Pío XII condenó el MTA en la encíclica Ad Sinarum Gentem. 

El China Missionary Bulletin, en su columna Mission Chronicle, en 1951, hablaba con frecuencia de los intentos por desestabilizar los centros locales por parte de los movimientos de reforma. Desafortunadamente, nunca mencionaba los nombres de las localidades donde se realizaban estas reuniones y rara vez citaba los nombres de las personas involucradas. Los hechos se registraban bajo los nombres de las respectivas provincias.

Durante la segunda mitad del año, disminuyeron las noticias sobre los intentos de reformar la Iglesia desde el interior. Por otra parte, aumentó de manera impresionante la información sobre la detención de sacerdotes, religiosas y laicos, la desaparición de unos y el asesinato de otros. También había muchas noticias sobre el cierre de instituciones católicas.

Dos encabezados se publicaban regularmente: "In manus tuas Domine", que actualizaba la lista de católicos asesinados o muertos en prisión, y "Expelled from China" – "expulsados ​​de China". Este, en su última edición en 1955, registró 3,142 expulsados: sacerdotes, obispos y religiosas. En ese momento, quedaban en las prisiones chinas poco más de una docena de misioneros extranjeros.

La campaña de oposición contra el imperialismo y por amor a la patria y la religión

En 1953, el gobierno lanzó el Movimiento de Oposición al Imperialismo, de Amor a la Patria y la Religión. Para la ocasión, se crearon nuevamente pequeños núcleos de asociaciones patrióticas a nivel local, con la esperanza de que de estos grupos pudiera nacer un movimiento de ideas que condujera a la constitución de un organismo católico nacional.

Con este objetivo en mente, en 1953, la Oficina de Asuntos Religiosos convocó el Sínodo de Nanjing, integrado por clérigos y presidido por el vicario general de la diócesis, Li Weiguang. Este sínodo sería la voz de la nueva iniciativa del gobierno a través de una declaración en diez artículos. Pero, a pesar de la fuerte presión del gobierno, este sínodo no tuvo respuesta ni seguimiento.

Li Weiguang fue excomulgado por la Santa Sede. Luego fue ordenado obispo ilegítimamente el 15 de noviembre de 1959. Es significativo que Louis Wei, en su libro titulado La Santa Sede y China, ni siquiera menciona este evento.

Las cosas aún se prolongaron durante algún tiempo, poniendo a los católicos, especialmente a los obispos y sacerdotes, bajo presión para que dieran su consentimiento al plan del Partido. Hubo algunas adhesiones pero sobre todo mucha oposición en 1955, año decisivo en que se rompió por la fuerza "el frente católico reaccionario", para usar la expresión de la prensa de la época.

A principios de otoño, las autoridades arrestaron a casi todas las personas que, en años anteriores, habían mostrado una actitud firme e inflexible. Ya antes, muchos habían sido víctimas de detenciones y vejaciones y el número de muertos había aumentado, contribuyendo a crear un clima de terror y sospecha.

El caso de Shanghai es emblemático: en la noche del 8 de septiembre, monseñor Ignatius Gong Pinmei (ahora cardenal) fue arrestado con 600 personas: sacerdotes (alrededor de 70), religiosas y laicos. El caso es típico porque se repitió en todo el país: el régimen abolió todas las autoridades eclesiásticas consideradas inflexibles - "reaccionarias", dejando a las diócesis sin una autoridad reconocida.