La autocensura en el mundo cristiano

Junio 24, 2022
Origen: fsspx.news

Un reciente informe publicado por un grupo de instituciones cristianas tiene como objetivo arrojar luz y sensibilizar al público sobre el impacto deletéreo de la autocensura cristiana en todos los ámbitos de las sociedades occidentales.

Los crecientes ataques hacia la libertad de expresión y de conciencia de los cristianos en Occidente han sido ampliamente difundidos en los últimos años. Pero se habla mucho menos de la actitud de los propios cristianos ante estos desafíos esenciales para el cristianismo.

El tema de la autocensura en el mundo cristiano es objeto de un reciente informe elaborado por el Instituto Internacional para la Libertad Religiosa (IIRF), el Observatorio de Libertad Religiosa en América Latina (OLIRE) y el Observatorio de la Intolerancia y la Discriminación contra los Cristianos en Europa (OIDAC Europa).

El informe se titula "Percepciones sobre la Autocensura: Confirmación y Comprensión del Efecto Paralizador". Este informe se basa en un campo de estudio que abarca Francia, Alemania, Colombia y México considerados como casos de libro de texto.

Formas de autocensura

El informe establece que la autocensura en el mundo cristiano es una realidad devastadora, pero el número significativo de casos judiciales exitosos sobre la libertad de expresión de los cristianos no coincide con un apaciguamiento de la intolerancia secular, ni con una liberación de expresión de los cristianos.

Según Madeleine Enzlberger, directora ejecutiva de OIDAC Europa, si bien la ley defiende la libertad de expresión en su conjunto, en muchas jurisdicciones occidentales la presión social tiende a ser mucho más disuasoria y opresiva que el marco legal.

"Debido al clima social de intolerancia que rodea a los cristianos, estos no se sienten con derecho a hablar libremente. Esta es la base del efecto paralizador", declaró al National Catholic Register, y agregó que la elección de un número creciente de cristianos de guardar silencio sobre ciertos temas en público tiende a relegar cada vez más la religión y los valores cristianos en el ámbito privado.

Las formas son múltiples y a menudo sutiles, indica el informe. La mayoría de las veces, este mecanismo es casi inconsciente. Ninguno de los entrevistados menciona la autocensura para describir sus omisiones deliberadas: en cambio, describen su actitud como profesional, táctica, políticamente correcta o simplemente cautelosa.

"Muchas personas, especialmente aquellas empleadas por iglesias cristianas, dijeron que harían una distinción entre la forma y el contenido de sus declaraciones públicas, señalando que, si bien su postura en temas de sexualidad, bioética o medidas de COVID no ha cambiado, su formulación sí ha sido modificada (…) sin perder sus creencias fundamentales", declaró el jefe del estudio alemán.

Otra tendencia, especialmente en Alemania, es priorizar el combate. Por lo tanto, es poco probable que una persona que desafía el orden establecido de la intolerancia ancestral en un tema muestre la misma determinación en otros temas importantes.

El "efecto paralizador" mencionado en el informe se ve, según sus autores, amplificado por la cultura de la cancelación (cancel culture) que se ha extendido en el mundo académico, artístico, político y mediático. "Con el giro a la 'derecha' para que la gente no se ofenda, el riesgo de hablar en los medios y en la política es simplemente demasiado alto", continúa el informe. 

"En Alemania, hay grupos que son excluidos de los campus, no por lo que dicen, sino simplemente porque pueden haber dado una conferencia en alguna iglesia que puede identificarse como conservadora. De manera similar, si un intelectual o un artista se presenta en una ciudad, el alcalde puede ser acusado de apoyarlo. Hay que ser muy cuidadoso de la gente que te rodeas".

Si bien el informe señala que en Alemania, a diferencia de Francia, no existe el laicismo, el autor explica que ser un cristiano muy practicante y creyente ya no es aceptado en la sociedad.

"Las personas no son discriminadas por pertenecer a una Iglesia, lo cual es considerado como un simple elemento cultural, pero en cuanto se trata de la fe real, si argumentas como una persona religiosa, eres identificado como extremista de derecha", continúa el autor alemán.

En Francia, que encarna la forma más pronunciada de secularismo posmoderno, parece haberse desarrollado y continúa creciendo una brecha generacional. Frente a la jerarquía católica y a una generación mayor particularmente inclinada a la autocensura para no disgustar a la mentalidad anticlerical imperante, surge una nueva generación de fieles más audaces y sin complejos, en sintonía con un resurgimiento del pensamiento conservador en el país.

En México y Argentina, uno de los aspectos notables de la investigación es que los católicos practicantes tienen más probabilidades de autocensurarse que los cristianos de otras denominaciones, especialmente los cristianos evangélicos. En general, un alto nivel de educación religiosa parece jugar un papel importante en la capacidad de resistir el "efecto paralizador" en estos países latinoamericanos.

Sensibilización

La educación, por un lado, y la sensibilización sobre la autocensura, por el otro, son las dos claves principales para superar el efecto paralizador de la intolerancia secular, según los autores del informe.

Para la mayoría de los encuestados en todos los países, el simple hecho de darse cuenta de que la autocensura se da entre los cristianos, especialmente en países con una secularización avanzada, fue suficiente para despertar en ellos el deseo de reflexionar sobre su verdadero impacto en sus vidas y los medios para combatirla.

Los investigadores concluyen que, de las muchas cosas que se pueden hacer para abordar este problema, la sensibilización de las comunidades eclesiásticas sería el paso más urgente y eficaz.

En otras palabras, debemos devolver a los católicos su orgullo de pertenecer a la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo, el único medio de salvación. Pero para eso habría que volver a enseñarles también la dignidad de ser miembros de Cristo, la singularidad de la verdadera Iglesia y el valor ineludible de la realeza social de Cristo. La dilución de la doctrina y la fe en el ecumenismo y el diálogo interreligioso son los principales responsables de la situación.