La batalla por la restauración de Notre-Dame comenzará en la primavera

Marzo 22, 2020
Origen: fsspx.news

El 15 de abril de 2019, hace casi un año, la catedral de Notre-Dame de París fue devastada por un incendio, cuyo origen aún se desconoce. El arquitecto en jefe de los Monumentos Históricos presentó información actualizada sobre el progreso de las obras, al tiempo que expresó su preocupación por la elección que se hará para la restauración del edificio, en particular para la aguja.

Han pasado los meses, y el emblemático edificio de la capital francesa, todavía parcialmente cubierto de andamios, es objeto de una minuciosa atención por parte de los técnicos responsables de la seguridad de la estructura. Las operaciones son dirigidas por Philippe Villeneuve, arquitecto en jefe de los Monumentos Históricos. En una entrevista con The Wall Street Journal, el 21 de febrero de 2020, este último no ocultó sus preocupaciones.

Una vez que se hayan retirado los andamios - lo que debería llevarse a cabo en la primavera, si las obras de reconstrucción no son retrasadas debido a la epidemia del coronavirus -, las propuestas de reconstrucción se analizarán en detalle. Pero estas discusiones ya prometen ser bastante difíciles.

Esto debido a que Philippe Villeneuve afirma que existen principalmente dos posiciones con respecto a la restauración de la catedral, particularmente en lo relacionado con la aguja: por un lado, la del Presidente de la República, que desea una restauración "contemporánea", en consonancia con lo que se ha hecho en otros lugares de París: en el Centro Pompidou o en la pirámide del Carrusel del Louvre.

Por otro lado, están aquellos, incluido Villeneuve, que desean, por respeto al edificio, una restauración idéntica: "al reconstruir la catedral", explica Philippe Villeneuve, "tenemos que ser increíblemente cuidadosos, tener un respeto infinito y, lo más importante, no dejar rastro alguno de nuestro pasaje. En una palabra, debemos ser sobrios".

Por ahora, parece que el Parlamento francés comparte esta sobriedad: en un proyecto de ley aprobado en el verano de 2019, los miembros del Parlamento confiaron al poder ejecutivo la misión de devolver a la catedral la apariencia que tenía antes del siniestro.

Sin embargo, según informó The Wall Street Journal, el gobierno francés dispone de cierta libertad para modificar el proyecto de restauración.

Dado que Emmanuel Macron se comprometió a completar la reconstrucción del edificio en un plazo de cinco años, es decir, antes de los Juegos Olímpicos de París en 2024, el proyecto del jefe de Estado debería darse a conocer en los próximos meses. Sin embargo, la crisis del coronavirus ya ha frustrado este deseo de actuar rápidamente. El proyecto deberá exceder el quinquenio actual.