La Biblia y los descubrimientos modernos (3): el papiro P52, el triunfo de Cristo Rey

Agosto 06, 2019
Origen: fsspx.news

Todos los acontecimientos dependen de la Divina Providencia. Los descubrimientos de los que hemos estado hablando también obedecen a esta regla: son providenciales porque ilustran la fe y ayudan a los no creyentes a tener fe en la Biblia y en la Iglesia. Sin embargo, es evidente que Dios desea que algunos de estos descubrimientos alienten a sus fieles servidores y confundan a sus enemigos: este es el caso del papiro P52.

¿Qué es un papiro?

Por "papiro" nos referimos al material sobre el que se escribió el texto bíblico. De hecho, antes del uso del pergamino, que es mucho más resistente y práctico, la antigüedad usaba el papiro, una caña que crecía abundantemente en Egipto a orillas del Nilo. El principio de fabricación consiste en superponer finas rodajas cortadas de la médula del tallo de la planta, que se entrecruzan y se presionan juntas durante el proceso de secado. Sin embargo, este material es frágil y no responde bien al paso del tiempo. Es un hecho excepcional descubrir algo más que simples fragmentos.

Agreguemos que el papiro solo puede consistir en una sola hoja, para documentar textos cortos, o de varias hojas cosidas de extremo a extremo y enrolladas para formar un cilindro o rollo. No fue sino hasta muchos años más tarde, que empezaron a fabricarse hojas unidas para formar códices, el antepasado de nuestro libro.

Los papiros bíblicos del Nuevo Testamento se clasifican en orden cronológico de descubrimiento y se señalan con una P seguida de un exponente. El P52 fue adquirido por la Biblioteca John Rylands en Manchester en 1920. Probablemente provenía del famoso sitio Oxirrinco donde se han descubierto miles de papiros.

La crítica racionalista

Desde mediados del siglo XVIII, la revelación cristiana, y especialmente la Biblia, han sido objeto de intensas críticas racionalistas. Con respecto a la Biblia, los racionalistas se han negado sistemáticamente a aceptar las fechas tradicionales proporcionadas por la Iglesia para la escritura de los Evangelios. La razón principal es el rechazo de lo sobrenatural y de los milagros. Por ejemplo, debido a que los evangelios sinópticos anunciaron la destrucción de Jerusalén, solo pudieron haber sido escritos después de ese evento. En general, los críticos racionalistas han establecido que fueron escritos en el siglo II de nuestra era.

Desafortunadamente, debe señalarse que hoy muchos exégetas y teólogos católicos han seguido los pasos de los racionalistas. Basta, por ejemplo, leer cómo Walter Kasper, en su libro Jesús, el Cristo (1974), reduce drásticamente los milagros del Evangelio haciendo uso de los pretextos más curiosos. En cuanto a los exégetas, a menudo han adoptado la datación racionalista.

El Papiro P52

Este papiro, de unos 9 cm por 6 cm, está escrito por ambos lados, lo que indica que probablemente era parte de un códice. Contiene un pasaje del Evangelio de San Juan. Pero la pregunta más importante es: ¿a qué fecha se remonta?

Según los críticos, el Evangelio de San Juan tuvo que haber sido elaborado mucho tiempo después, porque su elevación teológica necesariamente requería desarrollo, que se extendió durante un siglo o dos. Por eso lo colocaron después del año 250, e incluso hubo quienes afirmaban que pertenecía al siglo IV.

Es posible fechar un papiro por las circunstancias de su descubrimiento, pero, especialmente, por el método paleográfico, es decir, por el tipo de escritura. De hecho, los métodos y requisitos de los materiales o la lectura varían con el tiempo. Al hacer una comparación con otros manuscritos fechados, es posible obtener una fecha confiable.

El Dr. Colin Roberts, a cargo de este trabajo científico, se sorprendió al descubrir que el P52 databa de la primera mitad del siglo II. Varios especialistas consultados también anunciaron el mismo resultado, el cual es ampliamente aceptado hoy en día. Este hecho convirtió al papiro P52 en el manuscrito más antiguo del Nuevo Testamento jamás descubierto. El Dr. Roberts publicó su investigación en 1936.

Esto ocasionó un hermoso asombro entre los escritores heterodoxos. Unos centímetros cuadrados, unos pocos gramos de papiro triunfaron sobre bibliotecas enteras. El descubrimiento justificó completamente la fecha tradicional de la composición del cuarto evangelio, hacia finales del siglo primero.

El contenido del P52

Pero ¿cuál es el pasaje registrado en el P52? Jn. 18: 31-33 en el frente y Jn. 18: 37-38 en la parte trasera: ¡el evangelio de Cristo Rey! Es a través de este pasaje que la Providencia ha conquistado el error. No puede ser una casualidad.

La siguiente comparación ilustrará mejor la situación. En 1858, la Santísima Virgen se apareció en Lourdes a Santa Bernadette como la Inmaculada Concepción para difundir los beneficios divinos a las almas y a los cuerpos. Esta es claramente una recompensa dada a la fe de la Iglesia militante por la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción por el Papa Pío IX el 8 de diciembre de 1854, cuatro años antes.

En 1936, Cristo Rey eliminó las críticas racionalistas sobre la autenticidad del Evangelio de San Juan. Es como una recompensa dada a sus hijos terrenales por la proclamación del dogma de Cristo Rey por el Papa Pío XI el 11 de diciembre de 1925, en la encíclica Quas Primas. He aquí una razón más para creer en este dogma que ha desaparecido casi por completo de la vida eclesial de hoy.

Christus vincit ! Christus regnat ! Christus imperat !