La Biblia y los descubrimientos modernos (4): la virginidad perpetua de María

Agosto 07, 2019
Origen: fsspx.news

Un antiguo ataque contra la virginidad perpetua de la Santísima Virgen María ha sido desmentido gracias al descubrimiento arqueológico de una tumba judía en Egipto, en Tell el-Yahudiya, unida a la antigua Leontópolis. Esta tumba tenía una inscripción en griego que se publicó en 1922.

Durante siglos, los opositores a la virginidad perpetua de María han abusado del texto: "Y ella (María) dio a luz a su hijo primogénito" (Lucas 2: 7). Repiten las palabras de Luciano de Samósata (c.120-c.180), quien, por cierto, no hablaba de Cristo cuando dijo: “Si él es el primero, no está solo; si está solo, no es el primero".

Los detractores de la virginidad perpetua confundidos por los Padres de la Iglesia

Helvidio (c.340 - c.390), el teólogo romano, considerado herético por San Agustín, afirmó que la Virgen María tuvo hijos después de su parto virginal, hijos que habría tenido con San José, basándose en el texto de San Lucas y el término primogénito. San Jerónimo lo refutó brillantemente, mostrando que, según el uso bíblico, el primogénito "no es solo el que tiene sucesores, sino también el que no tiene predecesor". En este sentido, el primogénito no es exclusivo de único.

San Jerónimo no tuvo ninguna dificultad en encontrar múltiples ejemplos de su afirmación. El uso bíblico no deja lugar a dudas: el primogénito se usa en la ley mosaica para designar a ese niño que posee todos los privilegios inherentes a la calidad de ser el primogénito, y que impone a sus padres todos los deberes fijados por la Ley, ya que es el primero en nacer, el mayor, independientemente de cualquier nacimiento posterior.

Más tarde, los Padres de la Iglesia repitieron la explicación de San Jerónimo. San Basilio explica que cuando el evangelista llama a Jesús el primogénito de María, “este término no implica una relación con otros que nacerían después de él; sino que se le llama primogénito por ser el primero en abrir el seno maternal". San Juan Damasceno también dice: "Primogénito es el que nace primero, independientemente de si es el único hijo o el mayor de otros hermanos". Todos los teólogos y comentaristas católicos se adhirieron fielmente a esta interpretación.

Ataques de protestantes, racionalistas y modernistas

Sin embargo, incluso si hubo algunos protestantes que no se desviaron de la tradición y la razón en este punto, un mayor número de exégetas racionalistas o protestantes no han dejado de repetir el argumento de Helvidio. Por ejemplo, Frédéric Godet (1812-1900): “El término primogénito naturalmente implica que María tuvo otros hijos después de este”. O Hermann Usener (1834-1905): “Jesús fue el primer fruto del matrimonio legal entre José y María; esto se dice en palabras muy claras en Lucas 2:7: 'Y ella dio a luz a su primogénito'; el evangelista dice primogénito y no único... Jesús, por lo tanto, es reconocido como el mayor de los hijos e hijas de José, a quienes el Evangelio mismo menciona en otra parte".

Desafortunadamente, a esta lista se deben agregar algunos teólogos que dicen ser católicos, como John Paul Meier (nacido en 1942), sacerdote de la arquidiócesis de Nueva York y profesor emérito de exégesis en la Universidad de Notre Dame, Indiana. En el primer volumen de su obra conformada por varios volúmenes: Un Judío Marginal: Nueva Visión Del Jesús Histórico, después de algunas fórmulas cautelares, finalmente concluye diciendo que la opinión más probable es que "los hermanos y hermanas de Jesús eran sus verdaderos hermanos y hermanas". ¡A pesar del hecho de que la virginidad perpetua de María es un dogma de la fe católica!

Un epitafio de origen judío

Habiendo dicho esto, volvamos al epitafio funerario. Está fechado en el año 5 aC y es un epitafio conmovedor que expresa pena por un difunto. “Aquí está la tumba de Arsínoe, oh transeúnte. Llora, considerando lo infeliz, desafortunada y abrumada que siempre estuvo por el destino". La inscripción continúa con una sentencia de la propia fallecida: "Desde pequeña, viví como huérfana de mi madre... Mi padre Phabeiti me dio un marido. Pero en los dolores del parto de mi primogénito, el destino me llevó al final de la vida".

Por lo tanto, este primogénito, cuyo nacimiento costó la vida de su madre, fue el primero y el único, respondiendo así al dilema (falso) de Luciano. El término se usa aquí en el sentido bíblico, no es necesario tener una larga discusión para entenderlo. Entonces, está completamente comprobado que San Lucas llamó a Jesucristo el hijo primogénito de María, en lugar de su único hijo, plenamente consciente de que, no solo el hecho, sino también la posibilidad de que María tuviera hijos posteriores quedaba completamente excluida. 

Pudo haberlo hecho, ya sea usando el término primogénito en el sentido que usaban los judíos de su época, o usando una fuente que contenía la palabra hebrea o aramea correspondiente.

En cualquier caso, el uso de este término, en Lucas 2:7, no se opone en absoluto a la creencia en la virginidad perpetua de María, como lo demuestra también el epitafio de Tell el-Yahudiya, con la absoluta certeza de que Arsinoe no tendría otros hijos...

La virginidad de la Virgen María destruye las afirmaciones de los incrédulos pseudo-sabios, y humilla la arrogancia de la crítica racionalista, cuya pobreza intelectual es una ofensa a la razón.