La Cuaresma sin la Liturgia

Abril 03, 2020
Origen: fsspx.news
Santa María de Egipto recibe la Eucaristía después de 47 años.

La Misa durante la Cuaresma

Durante siglos, los católicos latinos del rito romano se han acostumbrado a la liturgia diaria, incluida la Misa, incluso durante el período penitencial de la Cuaresma. Aun cuando no se celebra la Misa, como el Viernes Santo, se lleva a cabo la Misa de los Presanctificados para que los católicos puedan recibir la Eucaristía.

En épocas anteriores, no era raro que la celebración de la Misa se limitara durante los días entre semana de la Cuaresma. Históricamente, el Rito Ambrosiano no convoca a la celebración de la Misa durante los viernes de Cuaresma. Aunque los registros son escasos, parece que los llamados "días alitúrgicos", en los que no se celebraba la Misa, eran más comunes, aunque las prácticas variaban entre regiones y ritos. Los miércoles y viernes, por ejemplo, las prescripciones estrictas de ayuno probablemente prohibían recibir la Eucaristía.

También es importante tener en cuenta que antes del período moderno, la recepción frecuente de los Santos Misterios era poco común. Incluso en los lugares donde la Misa se celebraba con frecuencia y públicamente, la mayoría de los fieles se abstenían de la Comunión, excepto en las fiestas principales y la Pascua. Esto es consistente con las prácticas penitenciales históricas de la Iglesia y la opinión de que la recepción de la Eucaristía debe ir precedida de semanas, si no meses, de preparación ascética.

La praxis bizantina

En el rito bizantino, podemos encontrar la praxis tradicional de la Iglesia Universal sobre la liturgia durante la Cuaresma. Este rito es utilizado por algunas Iglesias católicas orientales como la Iglesia greco-católica ucraniana y las comuniones ortodoxas orientales separadas. A excepción de la Fiesta de la Anunciación, la celebración de la Divina Liturgia (el nombre bizantino para la Misa) está prohibida durante los días entre semana de la Cuaresma. Por el contrario, los miércoles y viernes, el rito bizantino exige que se celebre la Liturgia Presanctificada del Papa San Gregorio Magno.

Este servicio nocturno, que combina la liturgia de San Gregorio con las vísperas cuaresmales, permite a los fieles recibir el Pan Eucarístico consagrado el domingo anterior. Aun así, históricamente, muchos cristianos bizantinos optaban por no recibir la Comunión durante estos servicios, particularmente durante la primera semana de Cuaresma, cuando las regulaciones para el ayuno en la Iglesia Oriental eran especialmente estrictas. La mayoría esperaba para comulgar la llegada del primer sábado de Cuaresma, que está dedicado a San Teodoro de Amasea, uno de los primeros mártires de la Iglesia que frustró un intento de engañar a los cristianos para que comieran alimentos rociados con la sangre de animales sacrificados a ídolos paganos.

Esta cuestión de la abstención eucarística se refuerza aún más en el quinto domingo de Cuaresma, que honra a Santa María de Egipto. Debido a su estilo de vida pecaminoso, Santa María se retiró al desierto durante cuatro décadas, quedando privada de la Eucaristía. Fue solo durante el penúltimo año de su vida que recibió la Comunión de San Zosimas de Palestina, un monje devoto que, como muchos de sus hermanos, aprovechaba la Cuaresma como una oportunidad para la oración solitaria lejos de la vida litúrgica de la Iglesia. La historia de la vida de Santa María y su encuentro con Zosimas se lee en voz alta durante los Maitines del jueves en la quinta semana de Cuaresma.

Paciencia y penitencia

Aunque es poco común que los católicos se vean privados de la Eucaristía durante la Cuaresma, la historia atestigua algunos períodos en que esta era la norma. Ciertamente, puede ser una gran prueba para los católicos verse separados de la Comunión, particularmente en la forma inesperada y discordante que están experimentando hoy. Cuando el Buen Dios así lo disponga, esta prueba también pasará; las iglesias serán reabiertas; y los católicos de todo el mundo podrán unirse, una vez más, en oración litúrgica a Nuestro Señor Jesucristo.

Mientras tanto, ahora es momento de practicar la paciencia y la penitencia. Mientras la Pascua se acerca cada vez más para los cristianos que celebran según el calendario gregoriano, todavía queda más de una semana para reflexionar profundamente sobre nuestra propia pecaminosidad y buscar la fuerza de Dios, de la Santísima Virgen María y de todos los santos. Miremos el ejemplo de los cristianos en los primeros tiempos, incluida Santa María de Egipto. Hoy nos encontramos privados de la Eucaristía durante 40 días. Esta santa, debido a sus pecados, evitó voluntariamente el alimento de la inmortalidad por más de 40 años.