La ola de vandalismo contra iglesias católicas llega a Michigan

Agosto 10, 2019
Origen: fsspx.news
La parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, en Michigan

La parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, en la ciudad de Grand Rapids, al oeste de Michigan, se ha convertido en la última víctima de una serie de actos de vandalismo perpetrados contra distintas iglesias que han afectado a los Estados Unidos este año.

Lo que sucedió en la Capilla del Sagrado Corazón

Fundada por inmigrantes polacos en 1904, la capilla del Sagrado Corazón ha sido un elemento básico de la comunidad de Grand Rapids durante más de un siglo. Hoy es mejor conocida como una de las pocas parroquias diocesanas en Michigan que ofrece la misa tradicional en latín todos los domingos.

Lamentablemente, durante la tarde del miércoles 7 de agosto, los vándalos dibujaron imágenes satánicas en las puertas de la iglesia con pinturas en aerosol, incluido el número "666". Mientras los investigadores continúan buscando a los perpetradores, el pastor de la capilla ha perdonado a estos criminales en nombre de la parroquia y espera algún día tener la oportunidad de hablar con ellos para preguntarles por qué vandalizaron el edificio.

Una ola de vandalismo en la Iglesia

En 2019, Estados Unidos está atravesando una ola de vandalismo en la Iglesia católica. El 21 de mayo, la parroquia de Notre Dame de Lourdes en Pensilvania fue pintada con grafitis "pro-elección", tal vez en respuesta a la legislación pro-vida aprobada recientemente en Alabama. Este ataque fue precedido por otros tres incidentes durante el fin de semana de Pascua, donde las imágenes y construcciones de algunas iglesias en Ohio, California y Hawái fueron atacadas.

Aunque no están disponibles las estadísticas completas, se ha informado que otras iglesias católicas en el noreste, medio oeste y la costa oeste también han sido atacadas este año. Si bien no hay una razón única detrás de los ataques, la información recopilada hasta el momento indica que el móvil podría ser el enojo hacia la oposición de la Iglesia al aborto y una especie de "venganza" por la actual crisis de abusos sexuales. Además, a medida que en Estados Unidos, al igual que en gran parte de Occidente, continúa la secularización de la sociedad, los espacios sagrados, como las iglesias católicas, ya no gozan de prestigio entre la gente.

Esta triste tendencia es similar a otras oleadas de vandalismo contra la Iglesia que aún continúan en Europa, particularmente en Francia. Si bien las autoridades públicas a menudo condenan estos ataques, la verdad es que se destinan muy pocos recursos para la protección de los edificios eclesiásticos en comparación con los dedicados a defender la integridad y la seguridad de otros espacios religiosos y no religiosos.