La resurrección de la catedral de Alepo

Mayo 14, 2019
Origen: fsspx.news

La catedral greco-católica melquita de Alepo fue reabierta al culto el 23 de abril de 2019, durante una Misa celebrada por el patriarca de Antioquía y todo el Oriente, Yousef Absi. El arzobispo greco-católico melquita de Alepo, Monseñor Jean-Clement Jeanbart, consideró este evento como un soplo de esperanza para Siria.

La Iglesia de la Dormición de la Virgen María, como muchas otras en Siria, experimentó los estragos de la guerra: a finales de 2013, el techo, la cúpula y la sacristía fueron destruidos.

En la víspera de la Pascua de 2018, Monseñor Jeanbart se lamentó: "Mi residencia, mi arzobispado y la catedral han sido objeto de repetidos bombardeos por parte de los rebeldes. Arrojaron más de 70 proyectiles de todo tipo causando grandes daños. Uno de mis sacerdotes resultó gravemente herido y nuestros edificios quedaron literalmente inutilizables".

Un año después, el arzobispo de Alepo ha vuelto a sonreír: su iglesia fue consagrada el 23 de abril de 2019, durante una ceremonia celebrada por el patriarca melquita de Antioquía y todo el Oriente, en presencia del nuncio apostólico, el cardenal Mario Zenari.

Construida en la primera mitad del siglo XIX, después del reconocimiento oficial por parte de las autoridades otomanas de la Iglesia greco-católica melquita en 1830, la catedral es uno de los lugares de culto más importantes tanto a nivel histórico como por el número de fieles.

Antes de la guerra, se estimaba que había 18,000 greco-católicos en Alepo. Según el Patriarcado, citado por la AED-Canadá, en 2015 ya solo había 12,000.