La situación se tensa entre la Unión Europea y Hungría

Julio 13, 2021
Origen: fsspx.news
Definitivamente los tiempos han cambiado...

En su visita a Belgrado el 8 de julio, el primer ministro húngaro, Viktor Orban, insistió en que el espíritu de su ley, criticada por muchos de los países miembros de la Unión Europea (UE), especifica que los padres tienen derecho a decidir sobre la educación de sus hijos. Lo cual es un principio inviolable de la ley natural.

Viktor Orban no se dejó intimidar por los ataques contra la soberanía húngara que se desencadenaron en la UE a causa de la ley para proteger a los niños, que prohíbe a los menores de edad acceder a propaganda sobre homosexualidad y transgenerismo, incluso en las escuelas.

"El Parlamento Europeo y la Comisión Europea quieren que los activistas LGBT tengan acceso libre a nuestras escuelas y jardines de niños, pero eso no sucederá porque eso no es lo que Hungría quiere", declaró el primer ministro húngaro.

Luego agregó: "Hagan lo que hagan, no permitiremos la propaganda LGBT en nuestras escuelas", señaló en un mensaje directo a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, quien amenazó a Orban con recortar los fondos europeos para la reconstrucción económica, si no se retiraba la ley, que calificó de "vergonzosa".

La presión de la UE

En un intercambio entre los 27 jefes de estado, el 24 de junio, Viktor Orban fue objeto de fuertes críticas. La primera bala fue disparada por el primer ministro de Luxemburgo, Xavier Bettel, quien dijo: "La homosexualidad no es una elección, se nace así" - Xavier Bettel es un homosexual declarado.

"Ser homosexual no es una opción, ser homofóbico sí lo es", agregó el primer ministro belga, Alexander De Croo. En cuanto al primer ministro holandés, Mark Rutte, sugirió al jefe de gobierno húngaro activar el artículo 50 del tratado para salir de la UE.

Emmanuel Macron se contentó con un patético: "Eras liberal, Viktor. ¿Qué sucedió?" Luego dijo la letanía habitual: "Nada es más importante que la dignidad humana".

El primer ministro sueco amenazó: "Los contribuyentes suecos no te darán dinero si no respetas nuestros valores", dijo Stefan Löfven.

Por último, David Sassoli, presidente del Parlamento, invitó a la Comisión a "no abstenerse" de recurrir al mecanismo de condicionalidad para la entrega de los fondos europeos que exige el respeto del Estado de Derecho, adoptado el pasado verano.

Sin embargo, como la ley LGBT húngara no influye de ningún modo en el presupuesto de la UE, el dispositivo en cuestión no se puede aplicar, como han señalado varios diplomáticos.

El 8 de julio, los eurodiputados pidieron a la Comisión Europea que iniciara un procedimiento de infracción por la vía rápida contra Hungría. En una resolución aprobada por 459 votos a favor, 147 en contra y 58 abstenciones, los eurodiputados afirmaron que la ley húngara viola claramente la Carta de los Derechos Fundamentales, los tratados y la legislación de la UE sobre el mercado interior.

Esto no impidió que el primer ministro húngaro reafirmara ese mismo día, ante los que llama los "apóstoles de la democracia liberal", que el gobierno húngaro está dispuesto a defender esta ley por todos los medios legales. Los primeros ministros de Polonia, República Checa, Eslovaquia y Eslovenia han cerrado filas con Hungría.