Las “jornadas ecuménicas” de Frankfurt han cumplido todas sus promesas

Mayo 26, 2021
Origen: fsspx.news
Thomas Sternberg y Bettina Limperg

Con el camino sinodal en marcha y el desafío a la autoridad romana que se ha vuelto endémico, las terceras "jornadas ecuménicas" organizadas en Fráncfort del Meno del 13 al 16 de mayo han cumplido sus promesas de desviaciones y abusos planeados, deseados y asumidos.

La gestión del tercer Ökumenischer Kirchentag (ÖKT), o jornadas ecuménicas, fue confiada a dos laicos: Thomas Sternberg, director del Comité Central de Católicos Alemanes (ZdK), y Bettina Limperg, protestante bautizada a la edad de 33 años, quien también es presidente de la Corte Suprema Federal desde 2014.

El sábado 15 de mayo se llevaron a cabo cuatro celebraciones al mismo tiempo: una misa católica, una cena protestante, unas vísperas ortodoxas y una ceremonia de las Iglesias libres.

Cabe señalar que el término "protestante" designa a la Iglesia evangélica de Alemania que agrupa, a nivel federal, a las Iglesias luteranas, reformadas y unidas. Las Iglesias libres no se identifican con la iglesia evangélica.

Todos los participantes fueron invitados a "descubrir la riqueza de las comunidades evangélicas, libres, católicas y ortodoxas". Dependía de "la conciencia de cada visitante" decidir en qué celebración quería participar. Los cuatro servicios también se retransmitieron en directo por Internet.

Entre el desprecio por la autoridad y la comunicatio in sacris

La víspera de la inauguración, Sternberg dijo a los periodistas que, en Alemania, la coexistencia de religiones se había hecho evidente. Y añadió que para muchos esto incluye asistir juntos a los servicios religiosos.

El presidente de la Iglesia protestante de Hesse y Nassau (EKHN), Volker Jung, expresó su regocijó "porque con la aceptación de la participación mutua en la Cena y la Eucaristía, el progreso ecuménico se hace visible".

En términos de progreso, primero hubo una violación de una prohibición formal. En efecto, la Congregación para la Doctrina de la Fe ya ha rechazado dos veces la participación de cristianos católicos y protestantes en la celebración litúrgica plena de la otra denominación. Así como la posibilidad de que la decisión dependa de la conciencia de cada uno. En otras palabras, la negativa fue total.

Pero eso no impidió que el párroco decano, Johannes zu Eltz, diera la comunión a la Sra. Limperg. Este último dijo que esperaba "una apertura de la hospitalidad [eucarística] más allá de la jornada. Nuestra decisión de conciencia sobre la admisión a la Cena y la Eucaristía constituye una oferta permanente".

Por otro lado, el Sr. Sternberg asistió a la cena protestante donde "comulgó", lo que representa una "comunicación in sacris", es decir, una participación en un culto no católico, así como en una ceremonia que no tiene nada que ver con la misa. Y probablemente no fue el único.

Tal participación hace que el culpable sea sospechoso de herejía, ya que esto supone que debe adherirse a la doctrina protestante. Ni siquiera el nuevo código de derecho canónico reconoce tal posibilidad para un católico.

Por lo tanto, el presidente Sternberg, tan estrechamente asociado con el camino sinodal, es realmente sospechoso de herejía. ¿Pero a quién sorprende esto? Además, su ejemplo fue un pecado de escándalo en el sentido más fuerte de la palabra. Escándalo que continuará hasta que se retracte.

El barco sin rumbo del camino sinodal deambula por el mar del sincretismo, libre de todo obstáculo.