Las confesiones de Monseñor Gänswein

Enero 11, 2021
Origen: fsspx.news

La salud de Benedicto XVI, su salida de la Curia romana: el secretario privado del Papa Emérito Benedicto XVI habló sobre los principales sucesos que lo afectaron durante el año 2020.

"Estoy agradecido con Dios porque el 2020 finalmente ha terminado", expresó con tristeza Monseñor Georg Gänswein. Sorprendentemente, fue el tabloide alemán Bunte, un medio conocido por lucrar con sus historias escandalosas, al que el exsecretario privado de Benedicto XVI decidió confiar sus reflexiones, en una entrevista telefónica publicada el 29 de diciembre de 2020.

Hace apenas un año, el arzobispo bávaro, de 64 años, todavía ocupaba el cargo de prefecto de la Casa Pontificia: como tal, era el responsable de organizar el servicio de antecámara y preparar las audiencias solemnes que el Soberano Pontífice concede a los Jefes de Estado, así como a los embajadores que acuden al Vaticano para presentar sus credenciales.

Sin embargo, la situación dio un giro sorpresivo el 6 de febrero de 2020: la Santa Sede anunció una "redistribución de tareas y compromisos", entre ellas incluida la separación, del que sigue estando, hasta el día de hoy y en papel, en el organigrama de la Curia Romana.

Esta decisión tan abrupta tuvo lugar poco después de la publicación del libro "Desde lo más hondo de nuestros corazones", escrito por el cardenal Robert Sarah, y en el que Benedicto XVI colaboró en el más estricto secreto, sin que el pontífice argentino pudiera ser advertido a tiempo.

El error fue fatal, especialmente porque la obra publicada advierte contra una posible apertura del sacerdocio a los hombres casados: esto permitió a la prensa señalar la profunda divergencia de opiniones entre el Papa Emérito y el actual sucesor de Pedro.

Monseñor Gänswein se limitó a declarar que la decisión del Papa Francisco lo sorprendió y "entristeció" mucho. Y explicó que la aceptó "con obediencia".

Después de haber estado bajo tratamiento por problemas renales en septiembre pasado, el alto prelado bávaro informó que tuvo una "reunión clarificadora, muy fortalecedora y alentadora con el Papa Francisco", en relación con la decisión de ser relevado del servicio activo como prefecto.

Eligiendo cuidadosamente sus palabras, Monseñor Gänswein subrayó que este despido no constituye "un castigo, como primera medida": el lector ya comprenderá...

En cuanto a la salud del Papa Emérito, Monseñor Gänswein, que celebró la Navidad y el Año Nuevo en su compañía, aseguró que Benedicto XVI "permanece mentalmente alerta, aunque físicamente se ha debilitado". A los 93 años, está en una edad bendecida", concluyó.