Los estadounidenses ya no creen en la Presencia Real en la misa

Agosto 14, 2019
Origen: fsspx.news

Dos tercios de los católicos estadounidenses ya no creen en la Presencia Real de Nuestro Señor Jesucristo en la Eucaristía, según informa un estudio publicado por el Pew Research Center el 5 de agosto de 2019. Un hecho devastador que destaca el problema de la continuidad en la transmisión de la fe en el Occidente secularizado.

Cuando se les pregunta sobre el dogma de la transubstanciación, el dogma católico que ocupa el lugar central del sacrificio de la misa, el 69% de los católicos estadounidenses afirman no creer en él, considerando las especies sagradas después de la consagración como "símbolos del cuerpo y la sangre de Cristo".

El número de católicos que cree en la Presencia Real ciertamente aumenta en proporción al grado de práctica religiosa, pero no tanto como cabría esperar: entre aquellos que asisten al menos una vez por semana a misa, el 37% afirma no creer en este dogma fundamental de la fe católica, y confiesan, por el contrario, una concepción protestante de la Eucaristía.

Finalmente, el estudio señala la delicada cuestión de la transmisión de la fe y de la Tradición, ya que cuanto más jóvenes son los entrevistados, menos creen que el pan y el vino se convierten, en la misa, en el Cuerpo y la Sangre de Cristo, la víctima perfecta ofrecida en remisión de nuestros pecados.

Una señal de alarma para toda la Iglesia

La encuesta del Pew Research se debe tomar muy en serio: se han procesado y evaluado casi 11,000 respuestas representativas de la sociedad estadounidense. Monseñor Robert Barron, obispo auxiliar de Los Ángeles, está bien consciente de este hecho. El prelado reaccionó el 6 de agosto de 2019: "Es difícil expresar la indignación que siento después de leer el último estudio del Pew Research (...). Es una señal de alarma para toda la Iglesia".

Posteriormente, en un video, Monseñor Barron habló sobre esta ruptura en la transmisión de la fe con estas palabras: "todos nosotros somos culpables, es el fracaso de toda la Iglesia que no puede dar cuenta de su propia Tradición".

La conclusión es clara: cuando la Iglesia se seculariza y su liturgia se celebra frente al hombre, y no frente a su Creador y Redentor, ya no puede transmitir el depósito de la fe y, por lo tanto, deja de transmitir el Evangelio de Cristo. Es justo por esta causa que Monseñor Marcel Lefebvre denunció la protestantización de la reforma litúrgica del Papa Pablo VI, cuya proximidad a la "Misa de Lutero" hace perder la fe.

Sin duda alguna, la humildad, el discernimiento y la conversión son los ejes principales para que la Iglesia recupere completamente las riquezas de su Tradición.