Los internados para niños autóctonos en Canadá (2)

Julio 29, 2022
Origen: fsspx.news
Una tumba en el cementerio de la comunidad aborigen de Kamloops

El primer artículo demostró que la responsabilidad general de los internados recaía en el gobierno canadiense, y que ciertas disfunciones eran atribuibles a la forma en que este último administraba estas escuelas. Este segundo artículo retomará un artículo publicado el 11 de enero de 2022 por The Dorchester Review, revista de historia canadiense, que desmonta una fake-news de una magnitud singular. (Los párrafos en cursiva son de FSSPX.Actualidad).

"En Kamloops, no se ha encontrado ni un solo cuerpo", señala el profesor Jacques Rouillard, profesor emérito del Departamento de Historia de la Universidad de Montreal.

Después de siete meses de recriminaciones y denuncias, ¿dónde están los restos de los niños enterrados en el internado de Kamloops? La prensa canadiense honró a los niños de los internados como "Personas del año 2021". La tremenda cantidad de publicidad en el verano [2021] surgió de la digitalización de una parte del sitio donde funcionó la escuela desde 1890 hasta 1978, en Columbia Británica.

El "descubrimiento" fue notificado por primera vez el 27 de mayo de 2021 por Rosanne Casimir, jefa de la Primera Nación Tk'emlúps te secwépemc (una tribu indígena de Canadá), después de que una antropóloga, Sarah Beaulieu, usara un radar de penetración terrestre para buscar los restos de los niños que se creía estaban enterrados en ese lugar.

Esta joven antropóloga enseña antropología y sociología en la Universidad de Fraser Valley desde 2018. Su informe preliminar se basa en depresiones y anomalías detectadas en el suelo de un huerto de manzanos cerca de la escuela, y no en los restos exhumados. Según Casimir, estos "niños desaparecidos" representan "muertes indocumentadas". Su presencia, según ella, es "conocida" desde hace mucho tiempo en la comunidad y "algunos tenían tan solo tres años" [1].

Según una nueva investigación revelada en una conferencia de prensa el 15 de julio de 2021, la antropóloga redujo el hallazgo potencial de 215 a 200 "probables sepulturas". Beaulieu encontró un gran número de "perturbaciones en el suelo, como raíces de árboles, metal y piedras".

Las "perturbaciones captadas por el radar", señaló, la llevaron a concluir que los sitios "tienen múltiples señales que se presentan como sepulturas". Sin embargo, no puede confirmarlo hasta que el sitio haya sido excavado, si es que alguna vez esto sucede. Un portavoz de la comunidad afirmó que el informe completo "no puede" ser entregado a los medios. [2] Según Casimir, "aún no está claro si la continuación de las obras en el sitio de Kamloops implicará una excavación".

Reacciones variadas y distorsionadas

El "descubrimiento" de Kamloops en 2021 causó gran revuelo en Canadá y en el extranjero. Con base en la evaluación preliminar y antes de que se encontraran restos o se hiciera un informe creíble, el primer ministro, Justin Trudeau, hizo referencia inmediata a "un capítulo oscuro y vergonzoso" en la historia de Canadá. [3]

El primer ministro de Columbia Británica, John Horgan, afirmó sentirse "horrorizado y desconsolado" al enterarse de la existencia de un sitio donde se encuentran los restos de 215 niños lo cual pone en evidencia la violencia y las consecuencias del sistema de internados. [4] Otras comunidades autóctonas y medios de comunicación se refirieron más tarde a tumbas clandestinas.

El 30 de mayo, el gobierno federal ondeó a media asta las banderas de todos sus edificios, y luego instituyó un día feriado para honrar a los niños "desaparecidos" y a los sobrevivientes de los internados. Automáticamente, conjuntos de zapatos, camisas naranjas y otros objetos fueron colocados en las gradas de las iglesias o frente a las asambleas legislativas en memoria de las pequeñas víctimas.

En todo el país, se han quemado o vandalizado iglesias [68 a la fecha del artículo. NDLR]. Las estatuas fueron pintadas o destruidas. La estatua de la Reina Victoria frente a la Asamblea Legislativa de Manitoba fue desfigurada y derribada. La estatua de Sir John A. Macdonald, el "primer" Primer Ministro de Canadá, fue derribada en Montreal, su cabeza separada rodó por el suelo.

Tras las declaraciones infundadas de los líderes autóctonos, varios medios amplificaron la historia afirmando que se habían encontrado los cuerpos de 215 niños, agregando que "miles" de niños habían "desaparecido" de los internados y que los padres no habían sido informados. Los sitios incluso se convirtieron en "fosas comunes" donde los cuerpos eran arrojados uno sobre otro. 

Estas supuestas "noticias" recorrieron los medios de comunicación. Bajo el título "Terrible Historia: Reportan una fosa común de niños indígenas en Canadá", el New York Times del 28 de mayo, informó que "Durante décadas, la mayoría [sic] de los niños autóctonos de Canadá fueron separados de sus familias y obligados a ingresar a internados.

"Un gran número de ellos [sic] nunca regresó a casa, sus familias recibieron únicamente explicaciones vagas, o nada en lo absoluto". La comunidad autóctona "encontró pruebas de lo que les sucedió a algunos de sus hijos desaparecidos: una fosa común que contiene los restos de 215 niños en los terrenos de un antiguo internado" [5].

Informes falsos

Estos informes falsos llevaron a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos a describir la situación como "una violación de los derechos humanos a gran escala". La ONU instó a las autoridades canadienses y a la Iglesia católica a llevar a cabo "investigaciones exhaustivas sobre el descubrimiento de una fosa común que contiene los restos de más de 200 niños", antes de que se hubiera exhumado un solo cuerpo. [6]

Amnistía Internacional pidió que se lleve ante la justicia a las personas e instituciones responsables de los "restos" que se "encontraron" en Kamloops. [7] Es bastante irónico que China, posiblemente culpable de los mayores abusos contra los derechos humanos en la historia, haya pedido en el Tribunal de Derechos Humanos de la ONU en junio de 2021 una investigación sobre los abusos contra los derechos humanos cometidos contra los pueblos autóctonos de Canadá.

Los presuntos autores de este "crimen" se han disculpado profusamente: el gobierno, las comunidades religiosas, la Conferencia de Obispos Católicos. En junio, el Papa Francisco expresó su dolor por "el impactante descubrimiento en Canadá de los restos de 215 niños" en Kamloops,[9] y prometió un viaje a Canadá.

Los líderes autóctonos exigieron una disculpa oficial, y otros incluso exigieron que la Iglesia ofrezca más compensación a los sobrevivientes [10]. Para descubrir la verdad sobre estas tumbas anónimas, el gobierno canadiense asignó 27 millones de dólares en junio para "identificar y delimitar los sitios de las sepulturas, y llevar los restos a casa, si así lo desean" [11].

Los gobiernos y los medios no hacen más que dar crédito a lo que en realidad es una tesis: la tesis de la "desaparición" de niños de internados. De una alegación de "genocidio cultural" avalado por la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR), hemos pasado a un "genocidio físico", una conclusión que la Comisión rechaza explícitamente en su informe.

Todo esto se basa únicamente en anomalías del suelo que fácilmente podrían ser causadas por raíces, como dijo la propia antropóloga en su conferencia de prensa del 15 de julio.

Según otro antropólogo, Scott Hamilton, que trabajó en cementerios de internados para la CVR entre 2013 y 2015, es necesario tener mucho cuidado con el uso de radares de detección subterránea, ya que el suelo puede haber sido perturbado por la "textura sedimentaria o elementos relacionados con la actividad humana". [13]

Un proyecto para analizar el suelo con el mismo método en el internado de Brandon, Manitoba, que comenzó en 2012 y se relanzó en 2019, aún no ha arrojado resultados concluyentes. El equipo de investigación está trabajando en la identificación de 104 sepulturas potenciales y aún tiene que consultar los archivos del internado y entrevistar a los sobrevivientes [14].

En su informe de 2015, la CVR identificó 3,200 muertes de niños en internados. Pero no pudo identificar los nombres de un tercio de los niños (32%) y de la mitad de ellos (49%) la causa de la muerte. [15] ¿Por qué hay tantos estudiantes "sin nombre" en los internados? Según el informe, existen "limitaciones significativas en la calidad y cantidad de datos que la Comisión pudo compilar sobre las muertes en los internados" [16].

Cada trimestre, los directores de las escuelas informaban los nombres de los estudiantes que asistían a la escuela financiada por el gobierno y especificaban los nombres de los estudiantes fallecidos. Pero "en muchos casos", los directores simplemente indicaban el número de niños que habían muerto el año anterior, sin identificarlos. O bien, daban un total del número de estudiantes fallecidos desde la apertura de una escuela, pero sin indicar el nombre, el año o la causa de la muerte [17].

La Comisión incluyó a todos estos estudiantes sin nombre en el total de muertes de estudiantes: como resultado, las muertes pueden haberse contabilizado dos veces: en el informe trimestral de los directores y en la compilación general sin nombre. La Comisión ha admitido la posibilidad de este sesgo [18].

Este método sesgado infla considerablemente la cantidad de estudiantes desaparecidos y la situación real del conocimiento sobre sus muertes. Y en esta información errónea se basa la suposición de que todos los estudiantes sin nombre desaparecieron sin que sus padres lo supieran y que las escuelas los enterraron crudamente en fosas comunes.

Es probable que esta laguna metodológica se relacione con los años anteriores a 1950, porque la tasa de mortalidad registrada por la Comisión en los internados de 1921 a 1950 es el doble que la de los jóvenes canadienses de la población general entre las edades de 5 a 14 años: alrededor de 4 muertes anuales por cada 1,000 jóvenes que asistían a la escuela. En los casos en que la Comisión pudo identificar las causas, las muertes se debieron principalmente a tuberculosis e influenza.

Por otro lado, la tasa de mortalidad en los internados es comparable al promedio canadiense de 1950 a 1965, nuevamente en el caso de jóvenes de 5 a 14 años [19]. Esta disminución con respecto al período anterior es muy probablemente el resultado de la inoculación por vacunas que tuvo lugar en los internados y en otras escuelas canadienses.

Las muertes en los internados de Kamloops

La Comisión expresó la esperanza de que se lleve a cabo una investigación más profunda sobre los informes de las muertes en las escuelas industriales, y Rosanne Casimir dijo que era "de suma importancia identificar a estos niños perdidos" en Kamloops [20]. Me complace informar aquí, en The Dorchester Review, que hemos completado un estudio sobre este tema.

Fundada en 1890, por iniciativa del jefe shuswap, Louis Clexlixqen, la Escuela Industrial de Kamloops fue dirigida por generaciones de sacerdotes y Hermanos de los Oblatos de María Inmaculada, y por las Hermanas de Santa Ana de Quebec.

En la década de 1950, con unos 500 niños, la escuela era dirigida por cuatro Oblatos de habla inglesa y 11 Hermanas de Santa Ana, según el cálculo realizado por Mathieu Perreault en La Presse (2 de julio de 2021). Según este último, un internado típico dirigido por la Iglesia católica tenía dos o tres Oblatos, una docena de religiosas y, a menudo, cientos de niños [21].

En el internado de Kamloops, el Centro Nacional para la Verdad y la Reconciliación (CNVR) registró oficialmente los nombres de 51 niños que murieron entre 1915 y 1964 [22]. Pudimos encontrar información sobre estos niños en la Biblioteca y Archivos de Canadá y en los certificados de defunción mediante el recurso de Genealogía en línea de los Archivos de Columbia Británica, que, aparentemente, no fueron consultados por los investigadores del CNVR [23].

Al combinar estas dos fuentes, se puede obtener una buena imagen de las muertes de al menos 35 de los 49 estudiantes (dos son duplicados) [24]. Diecisiete fallecieron en el hospital y ocho en su propia reserva por enfermedad o accidente. Cuatro fueron objeto de autopsias y siete de investigaciones forenses.

En cuanto a los lugares de entierro, 24 están sepultados en el cementerio de su reserva india de origen y cuatro en el cementerio de la reserva india de Kamloops. Para el resto de los 49 niños, hace falta información o es necesario consultar el certificado de defunción completo de la Agencia de Estadísticas del Estado Civil de Columbia Británica. 

Esto es completamente distinto a la información no verificada según la cual las autoridades ignoraron o de alguna manera encubrieron sus muertes, o que los familiares no fueron informados, o los restos nunca regresaron a casa. La mayoría fueron informados y la mayoría regresaron a sus hogares.

A partir de 1935, el Departamento de Asuntos Indígenas impuso un procedimiento para la muerte de un estudiante. El director del internado debía informar al agente del Departamento, quien formaba una comisión de investigación compuesta por él mismo, el director y el médico que certificó la muerte. Los padres tenían que ser informados de la investigación y se les permitía contribuir y hacer una declaración [25].

Por ejemplo, Kathleen Michel, de 14 años, enfermó el 25 de abril de 1937, y fue atendida en la escuela por una enfermera, que llamó a un médico. El 1 de mayo, fue trasladada al Royal Inland Hospital en Kamloops. Fue tratada por un médico, pero murió dos días después de una nefritis aguda con causas contributivas de sarampión y disfunción cardíaca.

En su informe, el médico no encontró deficiencias en la atención brindada en el internado. El padre fue informado de la investigación, pero se negó a contribuir. Desafortunadamente, el memorando de la investigación no especifica dónde fue enterrada [26].

El jefe Louis Clexlixqen

Un prominente internado de la comunidad autóctona

El internado de Kamloops está ubicado en el corazón mismo de la reserva de Kamloops, un hecho que nunca ha sido informado por los portavoces autóctonos ni por los medios de comunicación. El informe de la CVR establece que "las escuelas estaban virtualmente dirigidas por iglesias en los primeros años del sistema [y] el entierro cristiano era la norma en la mayoría de las escuelas".

Además, el cementerio de la iglesia contigua "podía usarse como lugar de entierro para los estudiantes que morían en la escuela, así como para los miembros de la comunidad local y los mismos misioneros". [27] Este era el caso de Kamloops. Nuestra investigación muestra que 4 estudiantes están enterrados en un cementerio de la reserva, cerca de la iglesia de San José, no lejos del internado.

Con el cementerio tan cerca, ¿es realmente creíble que los restos de 200 niños fueran enterrados clandestinamente en una fosa común, en la propia reserva, sin ninguna reacción del consejo tribal hasta apenas el verano pasado? Casimir afirma que la comunidad "sabía" sobre la presencia de los restos de niños desde hace mucho tiempo.

Las familias autóctonas se preocupan por el paradero de sus hijos como cualquier otra comunidad: ¿por qué no dijeron nada? ¿Y cómo es posible pensar que los religiosos y las religiosas cometieron crímenes tan sórdidos sin que hubiera disidencia ni denunciantes?

La escuela también está cerca de la ciudad de Kamloops. Según los informes, los agentes del Departamento de Asuntos Indígenas, que supervisaban de cerca las actividades escolares, habrían reaccionado rápidamente a las noticias de un niño desaparecido o muerto, en caso de que hubiera alguno. Y la provincia exigía que se completara un certificado de defunción para todas las personas fallecidas. 

A principios del siglo XX, la Columbia Británica no era el Salvaje Oeste. Hoy en día, un investigador que desee obtener el certificado de defunción de un niño que asistió al internado de Kamloops puede obtenerlo ingresando el nombre y la fecha de defunción en el sitio web de British Columbia Genealogical Records. Este tipo de búsqueda también es posible en otras provincias.

Otro sitio como ejemplo

Terminemos con otro sitio de "sepulturas anónimas" cerca de un internado, el de la Primera Nación Cowessess (Marieval) en Saskatchewan, que creó más ondas de choque en junio pasado después del anuncio en Kamloops.

Utilizado desde 1899 en una región remota, era administrado por los Oblatos y las Hermanas de San José de San Jacinto. La investigación del radar de penetración terrestre fue más avanzada allí, ya que se descubrieron 751 tumbas bien organizadas. Como mostró un reportero de CBC News, en realidad es solo el cementerio católico de la Misión del Inmaculado Corazón de María, Marieval.

Según el registro de bautizos, matrimonios y entierros de 1885 a 1933, ciertamente hay en el lugar tumbas de niños que murieron en el internado, pero también de muchos adultos y niños menores de cinco años de los alrededores. "Había una mezcla de todos en ese cementerio", declaró la residente local, Pearl Lerat, y su hermana, Linda Whiteman, quienes asistieron al internado de Marieval desde fines de la década de 1940 hasta mediados de la década de 1950.

Pearl dijo que "los padres, abuelos y bisabuelos de las Hermanas están enterrados allí junto con otras personas que no pertenecen a la Primera Nación", blancos e indígenas juntos. Según otros lugareños, las tumbas tenían cruces y lápidas hasta la década de 1960, cuando un sacerdote mandó que se retiraran porque el cementerio estaba en "muy mal estado" [28].

Según el historiador Jim Miller de la Universidad de Saskatchewan, "los restos de los niños descubiertos en Marieval y Kamloops fueron enterrados en cementerios según los ritos católicos, bajo cruces de madera que se desmoronaban rápidamente".

"La cruz de madera era una señal de una sepultura católica para los pobres", confirmó Brian Gettler de la Universidad de Toronto. [29] Los cementerios de los internados con sus cruces de madera probablemente se parezcan al actual cementerio autóctono de San José en la reserva de Kamloops.

Según el informe de la CVR, el cementerio a menudo servía como lugar de entierro para los estudiantes que morían en la escuela y para los miembros de la comunidad local. Después del cierre de los internados, los cementerios fueron abandonados: se volvieron difíciles de ubicar o se utilizaron para otros fines [30]. La Comisión propuso que se identifiquen, se mantengan y se protejan.

Es difícil creer que una investigación preliminar de un supuesto cementerio o fosa común en un huerto de manzanos en un terreno de reserva cerca del internado de Kamloops pueda haber llevado a tal espiral de reclamos avalados por el gobierno canadiense y repetidos por los medios de comunicación en todo el mundo.

Esto da una impresión terriblemente simplista de las complejas cuestiones de la historia canadiense. Las exhumaciones aún no han comenzado y no se han encontrado restos. La imaginación y la emoción prevalecieron sobre la búsqueda de la verdad. En el camino de la reconciliación, ¿no es mejor buscar y decir la verdad que crear mitos sensacionalistas?

La conclusión del profesor Rouillard es bastante benévola, pero no sería exagerado pensar que algunos aprendieron bien el proverbio: "Calumniar y calumniar, para que de la calumnia algo quede".


[1] Courtney Dickson, Bridgette Watson, « Les restes de 215 enfants ont été retrouvés enterrés dans l’ancien pensionnat de la Colombie-Britannique, selon la Première Nation », CBC News, 27 de mayo de 2021, Actualizado: 29 de mayo de 2021 ; Tk’emlúps te secwépemc, comunicado de prensa, « Découverte des restes d’enfants du pensionnat de Kamloops », 27 de mayo de 2021.

[2] Jana G. Pruden y Mike Hager, « Une anthropologue explique comment elle a conclu que 200 enfants ont été enterrés au pensionnat de Kamloops », Globe and Mail, 15 de julio de 2021, Actualizado: 16 de julio de 2021.

[3] Justin Trudeau en Twitter, 28 de mayo de 2021.

[4] Prensa canadiense, « Le premier ministre de la Colombie-Britannique est ‘horrifié’ par la découverte de restes sur le site du pensionnat de Kamloops », 28 de mayo de 2021.

[5] New York Times, 28 de mayo de 2021, 5 de octubre 2021.

[6] Naciones Unidas, Derechos Humanos, Oficina del Alto Comisionado, « Des experts de l’ONU demandent au Canada et au Saint-Siège d’enquêter sur le charnier d’une école autochtone », Ginebra, 4 de junio 2021.

[7] Amnistía Internacional, « Lettre au Premier ministre Justin Trudeau », 14 de junio 2021.

[8] Adam Taylor, « La Chine demande une enquête sur les droits de l’homme au Canada, préemptant la demande d’enquête sur les mauvais traitements infligés aux Ouïghours », The Washington Post, 22 de junio 2021.

[9] Linda Bordoni, « Le Pape se dit choqué par la découverte du pensionnat canadien et prie pour la guérison », Vatican News, 6 de junio 2021.

[10] Brooklyn Neustaeter, « Les leaders autochtones demandent des excuses et une compensation au Pape dans le cadre d’une éventuelle visite au Canada », CTV News, 27 de octubre 2021.

[11] Rachel Aiello, « 27 millions de dollars seront bientôt mis à la disposition des communautés pour aider à localiser les enfants qui sont morts dans les pensionnats: le gouvernement fédéral », CTV News, 2 de junio 2021.

[12] Honorer la vérité, se réconcilier pour l’avenir. Résumé du rapport final de la Commission de vérité et de réconciliation du Canada, Commission de vérité et de réconciliation du Canada, 2015, p. 1.

[13] Dr. Scott Hamilton, « Où sont enterrés les enfants ? », Departamento de Antropología, Universidad Lakehead, c. 2015, Rapports du Centre national pour la vérité et la réconciliation, p. 36.

[14] Marek Tkach, « La Première Nation du Manitoba travaille pour identifier 104 tombes potentielles à l’ancien pensionnat de Brandon », Global News, 14 de junio 2021, actualizado el 28 de junio 2021.

[15] Rapport final de la Commission de vérité et de réconciliation du Canada, vol. 4, Les pensionnats du Canada : Missing Children and Unmarked Burials, McGill-Queen’s University Press, Montréal et Kingston, 2015, p. 1.

[16] Ibid., p. 8.

[17] Ibid., p. 7-8.

[18] Ibid., p. 7.

[19] Ibid., p. 19, 22.

[20] Tk’emlúps te secwépemc, comunicado de prensa, « Les résultats de l’enquête KIRS sur les enfants disparus ne représentent qu’une fraction de l’enquête et du travail nécessaire pour apporter la paix aux familles et aux communautés », 15 de julio 2021.

[21] Mathieu Perreault, « Les ordres religieux dans les pensionnats, une histoire québécoise », La Presse Torstar, 2 de julio 2021. https://www.thestar.com/news/canada/2021/07/02/religious-orders-in-resid...

[22] Centro Nacional para la Verdad y la Reconciliación https://nctr.ca/residential-schools/british-columbia/kamloops-st-louis/

[23] Archivos BC, genealogía, investigación general http://search-collections.royalbcmuseum.bc.ca/Genealogy

[24] Biblioteca y Archivos de Canadá, Serie de registros escolares – 1879-1953 (RG10), Acerca de los documentos: Programme des affaires indiennes et inuites sous-fonds: Serie de registros escolares, 1879-1953 (RG10-B-3-d), BAC c-8770, número 829 ; BAC c-8773, número 1323.

[25] Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación de Canadá, vol. 4, Los Internados de Canadá: Enfants disparus et sépultures non marquées, p. 9.

[26] Internado Kamloops, Kathleen Michel, Biblioteca y Archivos de Canadá, Série de dossiers scolaires - 1879-1953 (RG10), BAC C-8773-01350.

[27] Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación de Canadá, vol. 4, p. 118-119.

[28] Jorge Barrera, « Un registre catholique, des survivants offre des indices pour savoir qui pourrait être enterré dans le cimetière à côté du pensionnat de Marieval », CBC News, 20 de julio 2021. En ligne : https://www.cbc.ca/news/indigenous/marieval-cemetery-graves-1.6106563

[29] Mathieu Perreault, « Les ordres religieux dans les pensionnats : une histoire québécoise », loc. cit.

[30] Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación de Canadá, vol. 4, p. 125-134.