Los medios de comunicación del Vaticano bajo presión

Septiembre 10, 2021
Origen: fsspx.news
Andrea Tornielli, director editorial del Dicasterio para la Comunicación

Nada está bien entre el Papa Francisco y los medios de comunicación del Vaticano, que parecen haber perdido la exclusividad de las declaraciones del sucesor de Pedro. El último problema es la entrevista concedida por el pontífice argentino a una emisora ​​de radio de habla hispana.

Miércoles 1 de septiembre de 2021: la radio católica de habla hispana COPE emitió una entrevista exclusiva con el Papa Francisco realizada la semana anterior en la Casa Santa Marta. Unos días antes, COPE incluso reveló algunas de las respuestas del sucesor de Pedro.

Solo después de que se emitió la entrevista, Vatican News, el sitio oficial de noticias de la Santa Sede, publicó la transcripción: un golpe más para los medios de comunicación del Vaticano que se encuentran, otra vez, relegados al papel de simples transmisores de una exclusividad que les pertenece por derecho.

Esta tensión no es nueva: el 24 de mayo, el pontífice argentino, en visita oficial al Palazzo Pio, el sanctasanctórum de la comunicación papal, comparó la "hermosa organización" de los medios de comunicación del Vaticano con una "montaña que da a luz a un ratón". Andrea Tornielli, director editorial del Dicasterio para la Comunicación, todavía fiel partidario del Papa, amenazó con renunciar. 

Cabe señalar que el uso de circuitos paralelos se ha convertido en una segunda naturaleza para el Papa Francisco, que no tiene la intención de depender de sus propios servicios para difundir sus palabras.

Esto hace que la función de comunicador sea bastante deportiva, en todos los sentidos de la palabra: por ejemplo, el 2 de enero, un empleado de Vatican News no podía creer cuando vio a su gerente corriendo al quiosco más cercano para comprar una copia de la Gazzetta dello Sport, el equivalente romano del diario francés L'Equipe, al que el Papa Francisco acababa de conceder una entrevista exclusiva.

Sin embargo, esta comunicación desviada tiene sus límites, porque al difundirse "sin una red", es decir, sin ser verificada por los servicios competentes, la Secretaría de Estado en particular, las palabras del Papa corren el riesgo de caer por lo menos en la aproximación, o peor aún, en el error.

Esto es lo que sucedió durante la entrevista transmitida por COPE el 1 de septiembre. Al ser interrogado sobre la crisis afgana, el Santo Padre mencionó unas declaraciones que atribuyó a Angela Merkel:

"Es necesario acabar con la política irresponsable que consiste en imponer los valores propios a los demás, así como los intentos de construir la democracia en otros países sobre la base de modelos importados, sin tener en cuenta las nociones históricas, étnicas y religiosas, e ignorando absolutamente las tradiciones de otras naciones".

El Papa Francisco considera estas palabras como una prueba de la "gran sabiduría" de la canciller alemana. Pero, desafortunadamente, unas horas después, Associated Press, intuyendo el error papal, advirtió que los comentarios no eran de Angela Merkel, sino del jefe de Estado ruso Vladimir Putin, quien los hizo el 20 de agosto.

¡Podemos imaginar la sonrisa del líder del Kremlin recibiendo el imprimátur involuntario del Pontífice Romano!

Las comunicaciones del Vaticano, al igual que otros servicios papales en distintos lugares, parecen sufrir cierta desorientación debido a la espesa niebla que se ha estancado sobre el muro leonino desde hace varios años. Algunos se encuentran esperando, en la Ciudad Leonina, un cónclave dentro de poco tiempo.