Los obispos de Camerún dicen "no" a la masonería

Julio 25, 2019
Origen: fsspx.news

La Conferencia Episcopal Nacional de Camerún (CENC) invitó solemnemente a los católicos a luchar contra la masonería, el rosacrucismo y la brujería. Los prelados africanos recomiendan la enseñanza sólida e inequívoca de la doctrina católica como el medio para hacerlo.

Una carta pastoral publicada a fines de junio de 2019 por el Reverendo Abraham Kome Bouallo, Presidente de la CENC, fue publicada en varios sitios de noticias católicas. La preocupación de los prelados de Camerún es grande: "En los consejos parroquiales e incluso en algunas organizaciones diocesanas, encontramos cada vez más presentes y en cargos de autoridad, a personas pertenecientes a la masonería, el rosacrucismo o la brujería, y a quienes se administran los sacramentos sin escrúpulos".

El documento episcopal reafirma la posición tradicional de la Iglesia: “La masonería se presenta como una filosofía humanista, naturalista y esencialmente racionalista dedicada a la búsqueda de la verdad; pero no estima lo que es accesible solo por la razón. Así que rechaza la luz de la fe y los dogmas de la Iglesia".

La CENC también denunció la dimensión "panteísta" del rosacrucismo, y reafirmó el peligro representado por la brujería.

En opinión de los obispos africanos, ahora toca el turno a los líderes de las casas de formación, que deben "intensificar la enseñanza sólida e inequívoca de la doctrina católica, ya que la ignorancia es un factor determinante en la adhesión de los fieles de Cristo a las sectas y grupos gnósticos".

En cuanto al resto de los fieles, su deber no es menos importante, "deben reafirmar sin cesar y con claridad la fe en Jesucristo, que ha muerto y resucitado, ser prudentes y no permitir ser reclutados en estas doctrinas contrarias a la fe cristiana".

Un ejemplo de una posición valiente que nos gustaría ver compartida por todos los obispos católicos.