México: la Iglesia está pagando un alto precio por el Covid-19

Febrero 24, 2021
Origen: fsspx.news

Según un informe reciente del Centro Católico Multimedial (CCM), en México, murió en promedio un sacerdote al día por las consecuencias del Covid-19 durante el mes de enero de 2021. Un aumento exponencial en las muertes debido en gran parte a la muy baja cobertura social para los religiosos en el país.

Los datos del decimosexto informe del Centro Católico Multimedial (CCM) publicado en febrero de 2021, se asemejan a una crónica fúnebre: entre abril de 2020 -inicio de la epidemia como consecuencia del SARS-CoV-2- hasta el 31 de enero de 2021, por lo menos 172 sacerdotes, 5 obispos, 10 diáconos y 7 religiosos murieron en México.

El mes de enero resultó ser el más mortífero desde el inicio de la pandemia para los sacerdotes y religiosos mexicanos: en promedio, un sacerdote murió cada día y las infecciones continuaron aumentando entre el clero. Así, entre el 1 y el 31 de enero, 37 sacerdotes, un obispo auxiliar, 2 religiosas y 2 diáconos murieron por el virus.

La cuestión de la protección social es una de las claves del problema, y ​​en este ámbito no todas las diócesis están en el mismo barco.

Donde el clero y los religiosos se benefician de un buen esquema de seguro médico, como es el caso de la arquidiócesis de Monterrey, la atención es mejor y el número de muertes es mucho menor.

Pero en la arquidiócesis de México y la de Puebla, donde la protección social es menos frecuente para el clero, ocurre lo contrario: "la situación (y) es crítica para los eclesiásticos que no tienen sistemas de protección, o sufren de la falta de renovación de su seguro social, lo que les impide hacer frente a las complicaciones del Covid-19", denunció la Conferencia Episcopal de México (CEM).

A principios de febrero de 2021, México ocupaba el tercer lugar en el mundo en número absoluto de muertes (161,240 muertes al 3 de febrero) detrás de Brasil y Estados Unidos, y los hospitales se enfrentan a una escasez de oxígeno.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador, "AMLO", ha apostado por medidas sanitarias no coercitivas: sin multas, sin confinamiento obligatorio ni restricciones para los turistas extranjeros.

"Debemos encontrar el equilibrio entre la salud y la supervivencia económica cuando la mitad de la población es pobre", dijo Hugo López-Gatell, el hombre que encabeza la estrategia del gobierno contra el Covid-19, en un país donde el crecimiento cayó un 8.5% en 2020.

El 2 de febrero, fiesta de la Presentación de Nuestro Señor, la CEM expresó en un extenso comunicado de prensa dirigido al clero y a los religiosos, su proximidad en el contexto de la emergencia sanitaria: "ante la pandemia que nos golpea, tenemos el ejemplo de San José. Hermanos y hermanas de vida consagrada, la Iglesia necesita de su fidelidad y valor creativo, siguiendo el ejemplo de San José".