Monseñor Gänswein recuerda la imposibilidad de ordenar mujeres sacerdotes

Mayo 30, 2018
Origen: fsspx.news
Monseñor Gänswein.

El 16 de mayo de 2018, Monseñor Georg Gänswein, prefecto de la Casa Pontificia y secretario particular del papa emérito Benedicto XVI, concedió una entrevista al diario alemán Stern en la que habló sobre las principales polémicas que sacuden a la Iglesia actualmente.

"Nos entendemos muy bien, más allá de nuestras diferencias de carácter, estilo y temperamento", afirmó el prefecto de la Casa Pontificia, con el fin de descartar cualquier oposición entre el Papa Francisco y él.

En lo concerniente a la iniciativa de Baviera de colocar crucifijos en los lugares públicos, el arzobispo expresó su alegría pues, en su opinión, esto ayudará a prevenir el control totalitario del Estado en todos los dominos. Por el contrario, juzgó las declaraciones del Cardenal Marx como "muy poco inspiradas". En efecto, el arzobispo de Múnich y Freising declaró que esta iniciativa sembraría "división, problemas y conflictos."

En cuanto a la abolición del celibato eclesiástico para contrarrestar la falta de vocaciones, el secretario del papa emérito recordó que "aunque las necesidades sean grandes, nunca se arroja un tesoro por la borda."

En esta misma perspectiva, el arzobispo defendió la imposibilidad para las mujeres de acceder al sacerdocio: "la Iglesia está vinculada a la voluntad de Dios y a la palabra de Cristo. No puede cambiar una cuestión tan esencial para la fe," declaró.

Sobre el debate acerca del islam y su capacidad para integrarse en Alemania, Monseñor Gänswein se mostró bastante pesimista. De hecho, no guarda ninguna esperanza al respecto. Monseñor declaró respetar a los musulmanes que no ocultan su fe, sino que la ponen en práctica donde se encuentren. Los cristianos podrían aprender de este ejemplo y ponerlo en práctica. En otras palabras, no es la neutralidad del Estado la que podrá frenar el rápido crecimiento de esta religión en Europa. Los cristianos deberían mostrar un mayor celo por su propia fe.

Georg Gänswein nació el 30 de julio de 1956 en Bade-Wurtemberg. Sus funciones actuales con el papa emérito y el actual soberano pontífice lo colocan en una posición excepcional dentro del Vaticano.