Monseñor Roche afirma que la misa tradicional fue abrogada por Pablo VI

Noviembre 11, 2021
Origen: fsspx.news

El nuevo prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, monseñor Arthur Roche, afirmó en una carta del 4 de agosto que la misa tradicional fue "abrogada por el Papa San Pablo VI".

Esta carta es la respuesta a una misiva del cardenal Vincent Nichols, arzobispo de Westminster, quien le hizo seis preguntas a monseñor Roche sobre la interpretación que se debe dar al motu proprio Traditionis custodes.

Un portavoz del cardenal Nichols confirmó en un correo electrónico a CNA el 8 de noviembre que la correspondencia, publicada el 5 de noviembre por el sitio Gloria.tv, era genuina.

Enfatizando que su respuesta era "de carácter personal", ya que la Congregación aún no ha emitido ninguna directriz sobre la interpretación del documento, monseñor Roche escribe: "El uso de los textos litúrgicos antecedentes fue regulado, no suprimido. Las razones están claramente expresadas en la carta del Papa".

Y añade: "La mala interpretación y promoción del uso de estos textos, después de las concesiones limitadas por los Pontífices anteriores, se ha utilizado para promover una liturgia en desacuerdo con la reforma conciliar (y que, de hecho, fue abrogada por el Papa San Pablo VI), y una eclesiología que no forma parte del Magisterio de la Iglesia".

Esta afirmación contradice frontalmente un texto del Papa Benedicto XVI. En efecto, en una carta a los obispos de todo el mundo que acompaña a Summorum Pontificum, Benedicto XVI afirma que la liturgia preconciliar "nunca ha sido abrogada jurídicamente".

"Por lo que se refiere al uso del Misal de 1962, como Forma extraordinaria de la Liturgia de la Misa, quisiera llamar la atención sobre el hecho de que este Misal no ha sido nunca jurídicamente abrogado y, por consiguiente, en principio, ha quedado siempre permitido", escribió en esta carta fechada el 7 de julio de 2007.

Además, una comisión de nueve cardenales, reunida durante el pontificado del Papa Juan Pablo II, ya había concluido que la misa tridentina no había sido prohibida ni abrogada, y la comisión incluso especificó que ningún obispo podía prohibir a los sacerdotes celebrarla.

Pero esto no impresiona a monseñor Roche, quien afirma, más allá y por encima de la autoridad de dos Papas, que la misa tridentina fue abrogada por Pablo VI. Esta afirmación es tan exorbitante que no necesita comentarios.

Algunas precisiones interesantes

Además, monseñor Nichols, presidente de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales, preguntó en su carta si el Vaticano emitiría más directivas sobre la aplicación del motu proprio, si el documento se aplicaría a otros sacramentos como el bautismo, y cómo debía entenderse el término "grupos".

En la carta de monseñor Roche, también firmada por el secretario, monseñor Vittorio Francesco Viola, el prefecto explica que su Congregación sigue "estudiando detenidamente las implicaciones del motu proprio".

Asimismo, confirmó que el motu proprio transfirió la responsabilidad de los asuntos relacionados con la misa tridentina de la Congregación para la Doctrina de la Fe a la Congregación para el Culto Divino y a la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada.

En cuanto a si el documento se aplica a todos los sacramentos, señaló que está claro "que la nueva ley abroga lo que anteriormente se había otorgado como una concesión excepcional y limitada". Y admitió que "por un tiempo muy limitado" la prudencia pastoral permite extender estas concesiones.

El término "grupos" en el motu proprio se refiere "a las parroquias personales que fueron erigidas previamente para el uso concesional de la liturgia anterior, y a los grupos de personas que se reúnen regularmente para la celebración de la Eucaristía utilizando el Missale Romanum de 1962", especificó monseñor Roche.

En la correspondencia de los dos prelados, también se menciona "el indulto Agatha Christie". Este indulto fue otorgado al cardenal John Heenan, entonces arzobispo de Westminster, en 1971, a raíz de una petición a favor de la misa tradicional firmada por personalidades como el historiador del arte Kenneth Clark, el pianista y director de orquesta Vladimir Ashkenazy, Robert Graves y Agatha Christie.

Pero monseñor Roche señala que luego de una búsqueda en los archivos de su Congregación "no se encontró nada que corresponda a esto". Y, añadió, "hay que tomar nota del n° 8 de Traditionis custodes, que abroga todas las normas, instrucciones, permisos y costumbres anteriores que no se ajusten a la ley vigente. Un indulto anterior ciertamente estaría sujeto a esta proscripción".

Sin embargo, el texto de este indulto se publicó en el sitio de la Latin Mass Society of England and Wales.

Este intercambio solo confirma la implacabilidad que impulsa a los enemigos de la liturgia tradicional para lograr su total erradicación. Pero estas gesticulaciones desesperadas serán impotentes y pronto se desvanecerán en el olvido, mientras la misa tridentina continúa santificando las almas.