Monseñor Schneider denuncia el totalitarismo de la teoría de género y del orgullo gay

Agosto 11, 2018
Origen: fsspx.news
Monseñor Athanasius Schneider.

Monseñor Athanasius Schneider, obispo auxiliar de Astana (Kazajistán), explicó cómo se puede luchar eficazmente contra lo que él llama "la infiltración del veneno de la ideología homosexual y de género" en la vida de la Iglesia.

Bajo el título "La Respuesta Católica Correcta a las Manifestaciones del Orgullo Gay", Monseñor Schneider denunció el totalitarismo ideológico de la teoría de género y de la homosexualidad, que no descansa un segundo en su lucha por "conquistar el último bastión de resistencia, es decir, la Iglesia católica."

El obispo auxiliar de Astana cree que en el futuro cercano, la Iglesia:

...se enfrentará a una situación similar a la persecución perpetrada por el imperio romano en los primeros tres siglos, cuando la adhesión a la ideología totalitaria de la idolatría era obligatoria también para los cristianos.

La única diferencia es que, en vez de quemar incienso frente a dioses falsos, será suficiente con aceptar la nueva ideología dando "una cálida bienvenida (...) a los supuestos derechos de las actividades homosexuales y a la difusión de su ideología", como ya lo hacen "algunos sacerdotes, e incluso obispos y cardenales, en la Iglesia".

Monseñor Schneider insistió:

Un obispo católico tiene la grave obligación moral de elevar la voz y tomar una posición con respecto al fenómeno de los desfiles del "orgullo gay". Existe una difusión sistemática de los desfiles del "orgullo gay" en todo el mundo occidental.

Este tipo de respuesta es más necesario que nunca debido al "creciente apoyo" hacia estas manifestaciones antinaturales, incluso "entre los representantes del clero católico", y al mismo tiempo, "por la situación generalizada de silencio, pasividad y miedo", señaló el prelado.

Para Monseñor Schneider, la respuesta católica correcta es "abordar esta situación sin rodeos y proteger la vida de la Iglesia de la infiltración del veneno de la ideología homosexual y de género, así como proclamar la verdad de la creación de Dios y de sus Santos Mandamientos."

¡Quiera Dios que el valiente prelado kazajo, que sufrió en carne propia persecuciones anticristianas bajo el régimen soviético, sea escuchado por todos los pastores de almas, incluso entre los rangos más altos de la Iglesia!