Myanmar: incursión del ejército en una iglesia

Enero 18, 2023
Origen: fsspx.news
La iglesia destruida por el bombardeo

La junta militar birmana lanzó un ataque aéreo contra el pueblo de Lay Wah, en el estado de Karen -sureste del país- que mató a cinco personas, incluido un niño, y destruyó una iglesia.

Una nueva iglesia fue atacada por bombas de la junta militar birmana cobrando la vida de víctimas civiles, incluido un niño y su madre. Este sangriento saldo fue causado por una incursión de dos aviones de combate que, el 12 de enero a primera hora de la tarde, impactaron en la aldea de Lay Wah, en el distrito de Mutraw, en el estado de Karen, al sureste de Myanmar.

La zona está controlada por la Unión Nacional Karen (Knu), cuya facción armada del Ejército de Liberación Nacional Karen (Knla) ha protagonizado enfrentamientos violentos con el ejército en varias ocasiones.

Durante el ataque del 12 de enero también murieron un pastor bautista y un diácono católico. Dos mujeres resultaron heridas, cientos de aldeanos huyeron. Los rebeldes de Karen lo llaman un "crimen de guerra" y exigen que se corte el suministro de combustible a la junta.

Algunos residentes abandonaron apresuradamente sus casas por temor a más redadas y una escalada gradual de la violencia. Fuentes locales hablan de al menos dos bombas que golpearon dos iglesias y una escuela, así como varias estructuras.

Según algunos, los objetivos de los militares incluían lugares de culto. El hecho de que la escuela haya suspendido la asistencia y que las clases se lleven a cabo en el bosque desde hace algún tiempo ha evitado más muertes.

Condena del gobierno birmano en el exilio y condolencias a las víctimas

Pocas horas después del ataque, el gobierno en el exilio de Myanmar, compuesto por exlegisladores del partido Liga Nacional para la Democracia de Aung San Suu Kyi, emitió un memorando condenando las redadas:

"Expresamos nuestras condolencias a todos los seres queridos de quienes perdieron la vida (…) y prometemos que haremos todo lo posible para llevar justicia a todas las vidas perdidas, tanto a nivel nacional como internacional".

La junta militar bombardeó reiteradamente objetivos civiles en los estados de Karen y Kachin y en las regiones de Sagaing y Magwe. Las campañas de bombardeo han matado hasta ahora al menos a 460 civiles, muchos de ellos niños.