Nicaragua: la policía secuestra al obispo de Matagalpa

Agosto 23, 2022
Origen: fsspx.news

Una nueva etapa ha tenido lugar en la persecución contra la Iglesia en Nicaragua: el presidente Daniel Ortega ordenó el secuestro y el arresto domiciliario del obispo de Matagalpa, monseñor Rolando José Alvarez Lagos.

El obispo de la diócesis de Matagalpa ya se encontraba bajo arresto domiciliario en su obispado. Pero el viernes 19 de agosto de 2022, alrededor de las tres de la madrugada, la policía ingresó al edificio. Las fuerzas antidisturbios derribaron las puertas del obispado y arrestaron al obispo, antes de llevarlo a Managua, la capital del país.

Otras ocho personas, laicos y sacerdotes, presentes en el obispado junto a monseñor Álvarez, fueron detenidas y trasladadas a Managua, donde se encuentran recluidas en un cuartel policial, para efectos de la investigación, según informó un comunicado de prensa de la policía nicaragüense.

Este comunicado afirma que el secuestro de monseñor Álvarez tenía como objetivo "restaurar la normalidad para los residentes y familias de Matagalpa". Y señala que el obispo habría realizado "actividades desestabilizadoras y provocadoras".

Desde el 4 de agosto, monseñor Álvarez y un grupo de sacerdotes, seminaristas y laicos tenían prohibido salir del obispado y comunicarse con el mundo exterior. La policía insiste en que "esperó durante varios días, con mucha paciencia, prudencia y sentido de la responsabilidad, una comunicación del obispado de Matagalpa, que nunca llegó".

Además, según la nota de prensa, el obispo de Matagalpa y las otras ocho personas que permanecían con él dentro del obispado "fueron trasladadas, con respeto y observancia a sus derechos", a Managua para las investigaciones judiciales. El obispo "permanece bajo protección (sic) en esta capital y pudo reunirse con sus familiares esta mañana", señala el comunicado.

La dictadura de Ortega "es capaz de cualquier cosa"

En declaraciones a ACI Prensa, la abogada nicaragüense Martha Patricia Molina Montenegro, integrante del Observatorio Pro Transparencia y Anticorrupción, aseguró que la dictadura de Ortega "es capaz de todo" y "siempre generará el mayor daño posible".

La jurista subrayó el carácter arbitrario de la incursión de la policía nacional a la casa episcopal de Matagalpa, señalando que viola la Constitución y el Código Procesal Penal, que establecen límites al arresto domiciliario y a la violación del domicilio. Normalmente, esto solo se puede hacer entre "las seis de la mañana y las seis de la tarde", según Montenegro.

"La policía se comporta como un grupo criminal que no se somete al Estado de derecho y, una vez más, esto demuestra claramente que Nicaragua es una dictadura donde se actúa según el capricho y estado de ánimo del presidente Daniel Ortega y su consorte", declaró. La esposa de Ortega, Rosario Murillo, desempeña el cargo de vicepresidenta de Nicaragua desde enero de 2017.

Durante la semana pasada, el régimen cerró todos los medios de comunicación, lo que provocó una reacción internacional. La abogada Montenegro expresó su escepticismo ante esta reacción, señalando que, a pesar de ello, la comunidad internacional, "sigue financiando [a Ortega] otorgándole préstamos millonarios, que sirven para reprimir y no para invertir en obras sociales".