Nigeria: asesinato de un seminarista

Febrero 06, 2020
Origen: fsspx.news

El 1 de febrero de 2020, el secuestro de cuatro seminaristas en el centro de Nigeria tuvo un triste epílogo: la muerte de Michael Nnadi, un joven de dieciocho años.

"Con inmensa tristeza, informamos que el último seminarista secuestrado, Michael, fue asesinado". La información publicada por Ayuda a la Iglesia Necesitada (AED) el 1 de febrero de 2020 confirmó, una vez más, la sangrienta persecución que sufren los católicos en Nigeria desde hace más de 10 años.

En la noche del 8 de enero de 2020, cuatro seminaristas del Seminario Mayor del Buen Pastor en Kaduna, al centro del país, fueron secuestrados por un grupo de atacantes no identificados hasta la fecha.

Poco más de diez días después, uno de ellos fue encontrado casi muerto al borde de la carretera que conecta Kaduna con Abuja, después de haber sido golpeado y torturado. El 31 de enero pasado, dos de los tres seminaristas que todavía permanecían secuestrados fueron liberados uno después del otro. Recibieron tratamiento médico, sin más detalles sobre su estado de salud.

El epílogo del secuestro tuvo lugar el 1 de febrero. Monseñor Matthew Hassan Kukah, obispo de Sokoto, confirmó el homicidio de Michael Nnadi, de 18 años: "Con el corazón destrozado, les informo sobre la muerte de nuestro querido hijo, Michael. El rector del seminario identificó su cuerpo esta tarde. Debemos permanecer fuertes y rezar por el descanso de su alma".

Desde 2009, la violencia causada por el islamismo y el crimen organizado, a menudo estrechamente vinculados, ha cobrado más de 35,000 vidas en Nigeria, según las cifras publicadas por la Organización de las Naciones Unidas.