Nigeria: el genocidio de los cristianos

Agosto 06, 2021
Origen: fsspx.news

Es un verdadero genocidio contra los cristianos lo que está sucediendo en Nigeria. La Sociedad Internacional para las Libertades Civiles y el Estado de Derecho informa que, en los últimos seis meses, más de 3,462 cristianos nigerianos han sido asesinados por musulmanes radicales.

También es revelador el creciente número de iglesias amenazadas, destruidas y quemadas por grupos musulmanes, estimadas en 300 desde principios de año. Es un genocidio cristiano, a pesar de que los medios de comunicación nigerianos identifican a los musulmanes como víctimas de la islamofobia y de agresiones en todo Occidente.

Las cifras publicadas son alarmantes, porque en el primer semestre de 2021 hubo casi tantos asesinatos como en todo el año 2020, durante el cual 3,530 cristianos fueron asesinados en Nigeria a manos del islam, la llamada "religión de la paz".

La cifra más alta registrada desde 2010 -en 2014, 5,000 cristianos fueron asesinados por ataques de Boko Haram y otros grupos yihadistas- lamentablemente podría superarse este año.

Una persecución encubierta por las autoridades

Casi la mitad de los nigerianos son cristianos: 95.4 millones de personas de una población de 206.2 millones.

Es notable la diferencia en el trato a los habitantes según el lugar donde viven. En el sur, los cristianos gozan de libertad de culto, mientras que en el norte, donde se aplica la Sharia, los cristianos sufren una persecución severa y son considerados ciudadanos de segunda clase.

Ante esta violencia, el gobierno minimiza los actos de persecución y de barbarie. Para las autoridades, no se trata de una persecución contra los cristianos en Nigeria, sino de "conflictos entre pastores y agricultores más que de un conflicto motivado religiosamente por actos de terror".

El gobierno de Nigeria está involucrado abiertamente en una política anticristiana que ha resultado en innumerables asesinatos y en la destrucción de comunidades cristianas en todo el país.

Esta política se opone a la Constitución de Nigeria, que consagra la igualdad de trato independientemente del origen étnico y la religión de sus ciudadanos. La islamización del territorio nigeriano mediante la adopción de la ley Sharia en 12 estados del norte no ayuda a la situación y fomenta este aumento de la violencia.

El término "islam" o "islámico" está presente veintiocho veces en la Constitución del país, haciendo referencia a varios derechos conferidos por la Sharia. Por el contrario, la palabra "cristiano" nunca se menciona. Parece que esta situación se refleja en la negación de los derechos de los cristianos por parte del gobierno nigeriano.

Esta situación es contraria al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos firmado por Nigeria el 29 de julio de 1993. El artículo 27 establece que "en los Estados donde existan minorías étnicas, religiosas o lingüísticas, las personas pertenecientes a estas minorías no podrán ser privadas del derecho a tener, en común con los demás miembros de su grupo, su propia vida cultural, a profesar y practicar su propia religión".

Sin embargo, la instrucción religiosa cristiana ya no está permitida en algunas provincias del norte. En cambio, los profesores de religión islámica son empleados del estado y se les paga con fondos públicos, lo que también es contrario tanto al Pacto como a la Constitución de Nigeria.

Estos fondos públicos también se utilizan en la construcción de mezquitas, mientras que los cristianos, por su parte, se enfrentan a un rechazo tras otro en las solicitudes de compra de terrenos en los que podrían construir iglesias.