Notre-Dame de París: un calvario ardiente

Abril 16, 2019
Origen: fsspx.news

La alerta se emitió alrededor de las 18:50 del 15 de abril de 2019, pero el incendio que desfiguró la catedral de Notre-Dame de París no se pudo controlar hasta la madrugada del 16 de abril. Cuando el fuego comenzó en el alero de la catedral, la aguja colapsó sobre sí misma. "Dos tercios del techo de Notre-Dame han quedado devastados", declaró el general Jean-Claude Gallet, comandante del Cuerpo de Bomberos de París.

La restauración de la aguja y el techo era la primera fase de las obras: la instalación del andamio comenzó en julio de 2018, una proeza técnica hecha de 500,000 tubos de acero galvanizado, apoyados sobre los cuatro pilares del crucero, estaba a punto de ser completada.

Esta primera fase de las obras, financiada por el Estado por un valor de 11 millones de euros, ascendería hasta un total de 150 millones de euros. Pero el lunes santo, 15 de abril de 2019, poco antes de las 8 pm, la flecha que iba a convertirse nuevamente en una brillante joya, se desplomó, ardiendo en llamas, provocando un estrépito infernal que dejó a muchos de los testigos presentes sin palabras.

Una flecha en consonancia con su catedral, portadora del fervor católico de todo un pueblo.

Alrededor de 1250, se construyó una primera flecha en la intersección del crucero. Era un campanario que en el siglo XVII llegó a tener hasta cinco campanas. Fue desmantelado de 1786 a 1792.

Durante las obras de restauración de la catedral, Viollet-le-Duc decidió colocar una segunda flecha, cuya estructura sería independiente, sobre una base octagonal apoyada sobre los cuatro pilares del crucero.

En 1860, comisionó a Bellu el carpintero este trabajo. El modelo era el de la aguja de dos pisos ideada en Orleans en 1852, que se alejaba fundamentalmente de la del siglo XIII. Además, esta flecha ya no era un campanario.

La aguja dominaba las estatuas de bronce verde de los doce apóstoles con los símbolos de los cuatro evangelistas, que fueron removidos providencialmente unos días antes de la tragedia del 15 de abril. Cabe señalar que Viollet-le-Duc se representó a sí mismo como Santo Tomás con su escuadra. Parece contemplar la cumbre de su "Gran Obra".

Sobre el pináculo se alzaba orgullosamente un gallo que contenía tres reliquias: un pedazo de la Santa Corona de Espinas, una reliquia de San Dionisio y una de Santa Genoveva de París. Constituía, por tanto, un verdadero "pararrayos espiritual" que protegía a todos aquellos que se dedican a promover la alabanza de Dios, dentro de la catedral, a imagen de la Jerusalén celestial. Fue el cardenal Verdier, arzobispo de París, quien colocó las reliquias en este lugar en presencia del capítulo de cánones el 25 de octubre de 1935.

Pero desde el siglo XIX, la estructura de la flecha comenzó a oxidarse; peor aún, los arcos que sostienen la bóveda se debilitaban bajo la presión de las paredes, y algunas de estas ya se habían roto, por no mencionar la erosión de las estatuas, de ahí la importancia de una restauración, sobre la cual informó FSSPX.Actualidad el 12 de junio de 2018.

Al colapso ardiente de esta increíble estructura que contenía troncos de árboles que vieron a Carlomagno, la flecha en llamas consumió en un instante los planes de una prometedora restauración.

Lo único que queda por hacer es rezar para que Notre-Dame de París recupere su resplandor tan pronto como sea posible, la ciudad su fe, y la nación su condición de hija primogénita y digna de la Iglesia.