Ordenación del obispo de Wuhan con el acuerdo de Roma

Septiembre 28, 2021
Origen: fsspx.news
El frente de la Catedral de San José en Wuhan

El Padre Cui Qingqi fue ordenado obispo de Wuhan. Había desempeñado el cargo de administrador de la diócesis desde diciembre de 2012, al tiempo que ejercía las funciones de subsecretario de la Conferencia Episcopal controlada por Beijing. El portavoz de la Santa Sede confirmó que la ceremonia se llevó a cabo como parte del acuerdo sino-vaticano.

El Papa Francisco aprobó el nombramiento el 23 de junio de 2021. Monseñor Cui será obispo de la capital de la provincia de Hubei, Hankou/Wuhan, según el nombre reconocido por Roma.

Originario de la provincia de Shanxi, el Padre Francis Cui Qingqi es un fraile menor franciscano. Nació en 1964 y fue ordenado sacerdote en 1991 en Hubei. Había estado a cargo de facto de la diócesis de Wuhan desde diciembre de 2012, cuando el administrador anterior, el Padre Shen Guoan, se vio obligado a renunciar porque no era lo suficientemente leal a Beijing.

La ordenación tuvo lugar en la ciudad donde se registró el primer brote de Covid-19. Se trata de la cuarta consagración episcopal tras la renovación en octubre de 2020 del acuerdo provisional sino-vaticano sobre los nombramientos episcopales, y la sexta desde la firma del acuerdo inicial en 2018.

El nuevo prelado, aprobado por la Santa Sede, fue elegido "democráticamente" el 27 de septiembre de 2020 por los organismos eclesiásticos vinculados al Partido Comunista de China (PCCh).

Desde 2016, el Padre Cui ocupa el cargo de subsecretario de la Conferencia Episcopal de la Iglesia Católica en China, una organización también controlada por el PCCh.

La consagración fue celebrada por monseñor Ma Yinglin de Kunming, vicepresidente de la Asociación Patriótica Católica China (ACPC), monseñor Shen Bin de Haimen, también vicepresidente de la ACPC, y monseñor Li Shan, arzobispo de Beijing, y vicepresidente de la Conferencia Episcopal.

Monseñor Li Suguang, obispo de Jiangxi, presidente de la ACPC en esa provincia, y monseñor Ding Lingbin, obispo de Changzhi, vicepresidente y secretario general de la ACPC en la provincia de Shanxi, también asistieron a la ordenación episcopal.

El Padre Yang Yu, secretario adjunto de la Conferencia Episcopal, leyó la bulla que nombró al nuevo obispo.

En las declaraciones a los periodistas, el director de la oficina de prensa del Vaticano, Matteo Bruni, confirmó que la ordenación se llevó a cabo como parte del acuerdo con Beijing sobre los nombramientos episcopales.

El Sr. Bruni aclaró que el Padre Francis Cui Qingqi fue "nombrado obispo de Hankou/Wuhan por el Santo Padre el 23 de junio de 2021. Es el sexto obispo chino nombrado y ordenado dentro del marco del acuerdo provisional sobre el nombramiento de obispos en China".

El nombre de la diócesis es importante. La catedral de San José es en realidad la sede de lo que era para el Vaticano la diócesis de Hankou, como se llamó alguna vez a la ciudad en el río Yangtze, y que actualmente constituye la parte central de la metrópolis de Hubei.

La ciudad de Wuhan hoy también incluye los territorios de lo que eran las diócesis de Hanyang y Wuchang para la Santa Sede. La Conferencia Episcopal, controlada por las autoridades comunistas, creó de forma independiente la diócesis de Wuhan fusionando estas tres sedes históricas. Esta creación es normalmente prerrogativa de la Santa Sede, lo que confirma así una violación de su derecho que no permite ni siquiera a los gobiernos católicos...

Al leer esta noticia, surge una pregunta: ¿de qué sirve el acuerdo sino-vaticano, si no para permitir que todos los esbirros de Beijing, todos los miembros de la ACPC que reciben sus órdenes únicamente del PCCh, ocupen gradualmente las sedes episcopales chinas, con la bendición del Vaticano? Esto no es más que una traición.