Pakistán: ocho años en el pasillo de la muerte por “blasfemia”

Agosto 10, 2022
Origen: fsspx.news
Shafgat Emmanuel y Shagufta

Shagufta y Shafqat Emmanuel, una pareja católica que vivía en Mian Channu, un pequeño pueblo a 250 km al sur de Lahore, Pakistán, fueron arrestados por cargos falsos de blasfemia en julio de 2013. Después de ocho años en el pasillo de la muerte, separados el uno del otro y de sus cuatro hijos, finalmente fueron liberados el 3 de junio de 2021 por el Tribunal Superior de Lahore. Una vez libre, Shagufta habló con la organización Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN).

"Nací en una familia de fe cristiana muy fuerte. Asistía regularmente a misa y comulgaba, y siempre quería ir al catecismo y rezar el rosario. Mi padre y mi madre nos enseñaron a mí y a mis seis hermanos a ser fuertes en nuestra fe y estar listos para cualquier tipo de sacrificio o persecución.

"La mayoría de las familias de nuestro pueblo eran musulmanas, pero también había un buen número de cristianos. Las relaciones con los musulmanes eran muy cordiales. Recuerdo que solía jugar con niñas musulmanas y que nos visitábamos unos a otros, intercambiábamos saludos y dulces en Navidad y en las celebraciones del final del Ramadán. Mis hermanos también tenían muy buenos amigos musulmanes. No recuerdo peleas ni discusiones en nombre de la religión.

"Pocos años después de casarme con Shafqat Emmanuel, nos mudamos a Gojra, donde mi esposo encontró trabajo. Lamentablemente, quedó lisiado por una bala perdida cuando intentaba interrumpir una pelea hace 12 años. La vida fue dura después de eso, pero tuvimos la suerte de encontrar trabajo en St John's High School, en Gojra. Después del trabajo en la escuela, mi esposo arreglaba teléfonos celulares para ganar algo de dinero extra para los gastos familiares.

Un mensaje de texto les cambió la vida

"Entonces, un día de julio de 2013, el terror se apoderó de nosotros cuando varias camionetas con decenas de policías se detuvieron frente a nuestra casa. Irrumpieron en nuestro hogar y nos arrestaron a mi esposo y a mí por cargos de blasfemia por un mensaje ofensivo sobre Mahoma enviado a través de la tarjeta SIM de nuestro teléfono celular.

"El teléfono, que estaba registrado a mi nombre, también lo usaba mi esposo. El mensaje incriminatorio estaba escrito en inglés, un idioma que ni yo ni mi esposo hablamos ni leemos. Nos mantuvieron en prisión preventiva durante una noche y al día siguiente nos trasladaron a prisión, donde fuimos torturados. La policía le dijo a mi marido que si no confesaba me violarían delante de él, así que confesó, aunque ambos éramos inocentes.

"Estuvimos en prisión durante ocho meses hasta que un juez nos declaró culpables y nos condenó a muerte. A nuestro abogado no se le permitió terminar su alegato y ninguno de nosotros fue escuchado. Me desmayé cuando escuché la sentencia de muerte. La condena fue un golpe muy duro para nosotros y para nuestra familia y conmocionó a toda la comunidad cristiana en Pakistán y en otros lugares.

Amenazas contra sus hijos

"Shafqat fue trasladado a la prisión de Faisalabad, mientras que yo fui colocada en una celda en el pasillo de la muerte en Multan. Permanecimos allí durante ocho largos años. Pueden imaginar lo duro que esto fue para mis hijos; en ese entonces mis hijos tenían 13, 10 y 7 años y mi hija solo 5 años.

"Tenían que desplazarse constantemente pasando su tiempo escondiéndose de los musulmanes fundamentalistas que amenazaban con atacarlos. Solo podían visitarme cada cinco o seis meses, de 20 a 30 minutos. Lloraba todos los días por no poder estar con mis hijos. Mi vida era terrible y no dejaba de pensar que un día mi marido y yo seríamos ahorcados.

"A pesar de toda esta terrible pesadilla, nunca perdí la esperanza ni la fe. Rezaba todos los días, sin falta. Leía la Biblia y cantaba salmos e himnos en urdu y punjabi, y eso me consolaba. Como mi esposo y yo éramos inocentes, nunca perdí la fe ni la esperanza de que mi Señor Jesucristo, que venció la muerte y resucitó al tercer día, nos liberaría y me guardaría de la muerte.

Orden de conversión

"En varias ocasiones me dijeron que si me convertía al islam, mi sentencia de muerte sería conmutada por cadena perpetua y eventualmente sería liberada. Siempre dije que no. El Señor, Jesucristo resucitado, es mi vida y mi Salvador. Jesucristo sacrificó su vida por mí a pesar de mis pecados. Nunca cambiaría mi religión y nunca me convertiría al islam. Prefiero morir que negar a Jesucristo.

"Entonces llegó la intervención divina y se alzaron voces muy fuertes contra nuestro injusto juicio y condena, en el Parlamento Europeo, en las organizaciones de defensa de derechos humanos de todo el mundo, así como en la Iglesia católica y en la organización Ayuda a la Iglesia Necesitada.

"Rezaron por nuestra liberación y nos ofrecieron apoyo moral y espiritual. Mi esposo y yo siempre estaremos agradecidos con todos los que nos apoyaron. ¡Muchas gracias! ¡Dios los bendiga a todos!

"Durante un tiempo, Asia Bibi, que también fue condenada a muerte por cargos falsos de blasfemia, fue mi vecina en el pasillo de la muerte en Multan. Cada vez que nos reuníamos, solíamos orar juntas, consolarnos mutuamente y renovar nuestra fe inquebrantable en Jesucristo. En Navidad, compartíamos un pastel con otras presas, musulmanas y cristianas.

La liberación de Asia Bibi

"Cuando supe que Asia había sido liberada, mi corazón se llenó de alegría y estaba convencida de que algún día yo también quedaría libre. Eventualmente sucedió, y mi esposo y yo fuimos liberados. Desafortunadamente, al igual que Asia Bibi, Shafqat y yo, no pudimos quedarnos en Pakistán con nuestra familia.

"Nos vimos obligados a buscar asilo en otro lugar y mudarnos a otro país porque los fanáticos y los musulmanes extremistas estaban decididos a matarnos si nos quedábamos en Pakistán. Dicho esto, estamos muy contentos de que un país europeo nos haya concedido asilo y que ahora nuestra familia esté reunida. Estamos a salvo aquí y somos libres de practicar nuestra religión.

"Espero y rezo para que estas falsas acusaciones de blasfemia, que se suelen hacen para saldar cuentas personales, cesen en Pakistán, y que aquellos que son declarados culpables de acusar falsamente a otros sean castigados.

"Gloria y alabanza a mi Señor Jesucristo que vive, y a mi Dios misericordioso, que es un Dios de justicia".