Para el cardenal Schönborn, la apostasía es parte de la libertad religiosa

Julio 28, 2020
Origen: fsspx.news

El cardenal Christopher Schönborn presidió la Conferencia Episcopal de Austria durante 22 años. Fue reemplazado en este cargo el 16 de junio de 2020 por Monseñor Franz Lackner, arzobispo de Salzburgo. El 15 de julio, concedió una entrevista a distintos periódicos católicos austriacos.

En esta entrevista, el cardenal Schönborn habló sobre la cruda realidad de las personas que "abandonan la Iglesia": "Hay un fenómeno que afecta a la Iglesia en todo el mundo y especialmente aquí en Austria: se trata de aquellos que silenciosamente le dan la espalda a la Iglesia", señaló el arzobispo de Viena.

La crisis de la Iglesia se está intensificando en Europa, especialmente en el mundo de habla alemana. Una encuesta reciente reveló que el 30% de los católicos en Alemania está considerando abandonar la Iglesia. Sin embargo, el número de católicos está aumentando ligeramente en todo el mundo, especialmente en Asia y África.

En Austria, 67,583 personas abandonaron la Iglesia católica en 2019. En 2018, esta cifra ascendió a 58,807, es decir, un aumento del 14% en un año. Actualmente hay 4.98 millones de católicos en Austria, para una población de 8.86 millones. Por lo tanto, los católicos representan el 56.2% de la población.

Libertad para apostatar

El cardenal Schönborn agregó: "Pero este fenómeno forma parte de la libertad religiosa. No somos una comunidad donde se impone la pertenencia. Esta es la libertad que Dios nos ha dado".

Esta declaración es contraria a la verdad evangélica y a la doctrina de la Iglesia. Por supuesto, no se puede imponer la fe ni forzar las conciencias. Pero no es una cuestión de libertad. Nuestro Señor no dudo en declarar: "El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado" (Mc 16,16).

Por lo tanto, no hay libertad religiosa en este sentido. La Iglesia no es un autoservicio en el que uno entra o sale a voluntad. Es el lugar de salvación explícitamente deseado por Nuestro Señor Jesucristo.

Por supuesto, en el caso de aquellos que no conocen la Iglesia o de quienes no recibieron una correcta predicación sobre ella, es posible salvarse fuera de sus límites visibles. Pero esta salvación es mucho más difícil de obtener, según la enseñanza constante de la Tradición.

En cuanto a quienes abandonan la Iglesia voluntariamente, con pleno conocimiento de causa, no pueden hacerlo sin culpa de su parte, especialmente porque se separan de Cristo, el único Salvador. Por lo tanto, no existe la libertad para apostatar de Cristo como lo sugiere el cardenal Schönborn. Con tales principios, no es de extrañar que los pastores austríacos estén dejando vacías sus iglesias. Darán cuenta de ello ante Dios...