Planned Parenthood admite que sus raíces son intrínsecamente racistas

Septiembre 15, 2022
Origen: fsspx.news
Margaret Sanger, fundadora de Planned Parenthood

Planned Parenthood expresa muy bien las intenciones racistas y eugenésicas con las que esta organización fue creada. Esta explicación se puede encontrar en su sitio web, en la sección "Nuestra Historia".

Planned Parenthood eliminó discretamente su premio Margaret Sanger después de haberlo otorgado al Dr. Willie Parker en 2015. Anteriormente se le había otorgado a Nancy Pelosi.

Esto es lo que decía el sitio web: "Nuestra más alta distinción, el premio Margaret Sanger de la Planned Parenthood Federation of America, se otorga anualmente para reconocer el liderazgo, la excelencia y las contribuciones sobresalientes a la salud y los derechos reproductivos".

Durante décadas, Planned Parenthood ha negado sus orígenes racistas, y hoy niega haberse centrado de manera racista en las personas de color para adoctrinarlas en materia de educación sexual y someterlas a sus programas de control de la natalidad y esterilización, y a su floreciente negocio del aborto.

Pero hoy, Planned Parenthood admite en la sección "Nuestra historia" de su propio sitio web que Sanger estuvo involucrada en la eugenesia, la cual, según el texto del sitio web, es intrínsecamente racista y ha "agravado la injusticia racial": "Planned Parenthood tiene sus orígenes en una enfermera llamada Margaret Sanger".

Luego de contar la historia del arresto de Sanger en Brooklyn al principio de su activismo, viene la admisión: "Sanger creía en la eugenesia, una ideología intrínsecamente racista e incapacitante que considera a algunas personas como no aptas para tener hijos. La eugenesia es la teoría de que la sociedad puede mejorarse mediante la reproducción planificada de "rasgos deseables", como la inteligencia y la diligencia.

"A principios del siglo XX, las ideas de la eugenesia eran populares entre los estadounidenses cultos, privilegiados y predominantemente blancos. Margaret Sanger expresó su creencia y alineamiento con el movimiento eugenésico muchas veces en sus escritos, incluso en la revista académica Birth Control Review. Sanger incluso intentó defender una eugenesia que no se aplicaba con base en la raza o la religión.

"Pero en una sociedad basada en la supremacía de la raza blanca, la aptitud física y mental todavía se juzgan en función de la raza. Por lo tanto, la eugenesia es inherentemente racista. Sanger creía que, desde el principio, socavaron su movimiento por la libertad reproductiva y dañaron a innumerables personas.

"Sanger estaba tan decidida a llevar a cabo su misión de promover el control de la natalidad que decidió alinearse con las ideas y organizaciones de la supremacía blanca. En 1926, se unió a las Damas Auxiliares del Ku Klux Klan (KKK) en un mitin en Nueva Jersey para promover el control de la natalidad.

"Sanger apoyó la sentencia Buck v. Bell de 1927, en la que la Corte Suprema dictaminó que los estados podían esterilizar por la fuerza y sin su consentimiento a las personas consideradas 'no aptas'. La aceptación de esta sentencia por parte de Sanger y otros líderes de opinión allanó el camino para la esterilización de decenas de miles de personas, a menudo contra su voluntad.

"Como resultado de estas decisiones, el movimiento por los derechos reproductivos, en muchos casos, empeoró la injusticia racial en el sistema de salud. El campo de la ginecología moderna fue fundado por J. Marion Sims, quien a mediados del siglo XIX, realizó repetidamente y por la fuerza experimentos invasivos en mujeres negras esclavizadas, sin anestesia.

"En 1939, Sanger inició lo que se conoce como el 'Proyecto Negro', con líderes de color como W.E.B. DuBois, Mary McLeod Bethune y el reverendo Adam Clayton Powell. La misión del Proyecto Negro era poner a médicos y enfermeras negros a cargo de las clínicas de control de la natalidad para reducir la desconfianza en un sistema de salud racista.

"Sanger perdió el control del proyecto, y las mujeres negras fueron enviadas con médicos blancos para el control de la natalidad y citas de seguimiento, lo que agravó los problemas de atención médica racistas y paternalistas en el Sur.

"Incluso hoy, las experiencias y el dolor de las mujeres negras son descartados o ignorados con demasiada frecuencia por los médicos y otros proveedores de atención médica, lo que, junto con la deshumanización histórica de las personas negras, contribuye a disparidades de salud asombrosas y prevenibles".

La dirección de Planned Parenthood finalmente ha admitido que su heroína es un lastre. Pero la organización sigue sin reconocer que Sanger defendía la misma causa que la organización defiende hoy: licencia sexual a toda costa, especialmente la masacre a gran escala de pequeños seres humanos, incluidos niños de minorías de manera desproporcionada.

Según el último informe de PP, casi 355,000 bebés fueron asesinados en sus establecimientos en un año. Cada uno de ellos no solo era un ser humano único, sino que representa generaciones perdidas.

Así que definitivamente hubo una política de exterminio racista por parte de Planned Parenthood. Y el gobierno de Estados Unidos subsidia Planned Parenthood con dólares de los contribuyentes por una suma de 1.7 millones de dólares por día. Es hora de detener esto, algo que se debió hacer desde hace muchos años.