Rebelión abierta contra la Congregación para la Doctrina de la Fe en Alemania

Marzo 24, 2021
Origen: fsspx.news
La universidad de Münster

El responsum de la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF), afirmando que no es posible bendecir las uniones homosexuales, no ha terminado de generar controversia en Alemania. Más de 200 académicos y más de 2,000 "pastores de almas" se niegan a obedecer.

La protesta universitaria está centralizada por la Universidad de Münster. El texto, decorado con 212 firmas, critica fuertemente el documento romano.

Una condena de la teología en nombre de las ciencias sociales

El texto de la CDF, compuesto del responsum, así como de la "nota explicativa" y el "comentario" que la acompaña, es acusado ​​por estos maestros de "carecer de profundidad teológica, comprensión hermenéutica y rigor argumentativo".

La crítica agrega que "si los hallazgos científicos son ignorados y rechazados, como es el caso en el documento, el Magisterio socava su propia autoridad".

Esto significa que, dado que las ciencias sociales hoy afirman la "normalidad" de la homosexualidad, y por tanto el hecho de que esta última pertenece a la naturaleza humana como una variante de la sexualidad, debe integrarse en la enseñanza de la Iglesia. Esto conduce a la posibilidad de bendecir estas uniones.

Por tanto, el criterio de la fe ya no es la revelación de Nuestro Señor Jesucristo, sino la "ciencia humana". De esta forma se elimina esta afirmación revelada e inequívoca: "Fructificad y multiplicaos" (Génesis 1, 28). Porque para multiplicar se necesita un hombre y una mujer.

La crítica se rebela porque el texto romano "se caracteriza por una actitud paternalista de superioridad y discrimina a las personas homosexuales y sus planes de vida". Y agrega esta frase que cualquiera puede juzgar fácilmente: "Partimos del principio de que la vida y el amor de las parejas homosexuales no son menos valiosos ante Dios que la vida y el amor de cualquier otra pareja".

Finalmente, estos académicos rebeldes afirman que "muchos grupos de fieles, sacerdotes, diáconos y otros agentes pastorales reconocen a las personas homosexuales, especialmente ofreciendo celebraciones de bendición para estas parejas y reflexionando sobre las formas litúrgicas apropiadas para estas celebraciones".

Al menos esto deja bien en claro y prueba indiscutiblemente la urgente necesidad de una intervención de la CDF.

Una negativa declarada

De forma paralela a este desafío de la intelligentsia "católica", muchos "pastores" han expresado su rechazo. Por pastor se entiende: sacerdotes, diáconos, ministros parroquiales y pastorales, maestros y profesores de religión.

El movimiento se formó rápidamente en Austria, a través de las redes sociales. Un grupo lanzó un "Llamado a la Desobediencia 2.0". Esta convocatoria reunió a casi 400 miembros.

En Alemania, la iniciativa provino de dos sacerdotes. Uno de ellos llamó a los interesados ​​a "salir del clóset", un acto que él mismo llevó a cabo hace dos años.

Ahora hay más de 2,000 "pastores" que se niegan a obedecer solicitando a la jerarquía alemana, especialmente al presidente de la Conferencia Episcopal, Monseñor Georg Bätzing, que los apoye. Y exigen que el tema se discuta con claridad durante el camino sinodal.

¿Alguien dijo la palabra cisma?