Restauración de Notre-Dame: la advertencia de los profesionales

Mayo 08, 2019
Origen: fsspx.news

Los miembros de la Asociación de Empresas para la Restauración de Monumentos Históricos (GMH) no se mostraron convencidos por el proyecto de reconstrucción de la catedral de Notre-Dame de París, presentado en el Consejo de Ministros en el Palacio del Elíseo, el 17 de abril de 2019.

El GMH representa a 232 empresas especializadas, incluidas 94 empresas de albañilería y corte de piedra. La asociación desea oponerse a todas las soluciones que quieran emplear materiales modernos, como techos de titanio o marcos de concreto.

“Somos restauradores. Queremos restaurar Notre-Dame para que sea más o menos idéntica" [a la original], explicó Gilles de Laâge, copresidente de GMH, a Reuters, el 26 de abril de 2019.

Esta exigente naturaleza de la restauración parece incompatible con el deseo de reconstruir el edificio en un período de cinco años, como anunció el jefe de Estado el día después de la catástrofe.

Una restauración respetuosa de la catedral

Para Gilles de Laâge, el proyecto de ley del gobierno, si bien permite la simplificación y la optimización administrativa, implica un "gran riesgo": "decir que podemos hacer todo lo que queramos en ese lugar", e insistió: "Debemos encontrar una optimización para Notre-Dame de París, pero ésta debe ser controlada y razonable, respetando el monumento".

Ahora es cuando se debe proteger la catedral. La estructura quedó severamente dañada por el fuego, y el edificio no tiene techo. Hay que apuntalar las tejas debilitadas y proteger la bóveda expuesta al aire libre y a la lluvia. A este fin, 80 personas se encuentran trabajando día y noche en esta tarea, que debería durar unos cuatro meses.

Luego vendrá el momento del diagnóstico: "La fase más importante es conocer el estado completo de la estructura, establecer una lista de especificaciones y un calendario de restauración", como señala Frédéric Létoffé, copresidente de GMH, impaciente por llevar a cabo una restauración ejemplar. El tiempo de las catedrales definitivamente no es el mismo que el de la política.