"Sí" masivo en Irlanda para la cultura de la muerte

Mayo 30, 2018
Origen: fsspx.news

Luego de haber aprobado el matrimonio homosexual en 2015, los irlandeses votaron masivamente el 25 de mayo de 2018 para derogar la "octava enmienda", que prohibía constitucionalmente el aborto.

"Gracias a todos los que votaron: es muy probable que mañana escribamos una nueva página de nuestra historia", declaró en la noche del 25 de mayo el Primer Ministro centrista irlandés, Leo Varadkar, quien hizo campaña a favor del "sí".

En efecto, sin esperar a la publicación de los resultados definitivos, los cálculos preliminares al final de las encuestas anunciaron que el voto a favor era aproximadamente del 68 o 69%, con un margen de error de algunos puntos más o menos. De hecho, el 26 de mayo de 2018, los resultados definitivos publicados alrededor de las 19:00 hrs no desmintieron las estimaciones: 66.4% de votos a favor y 33.6% de votos en contra, con una participación récord del 64.13%.

Con este triste resultado, el gobierno de Varadkar tiene todo el poder para desarrollar un nuevo proyecto de ley, el cual, una vez aprobado por el Parlamento, autorizará el aborto durante las primeras 12 semanas de gestación, y por razones médicas hasta la semana 24.

El "sí" masivo de Irlanda destaca la casi nula influencia de la Iglesia católica, desacreditada terriblemente por los medios de comunicación debido a los casos de abusos de menores. Esto sin hablar de los medios masivos que pusieron manos a la obra en favor del "sí", como la reunión de artistas llevada a cabo la noche anterior a la votación, o el filtro de las publicaciones pro-vida en las redes sociales, etc.

Todo esto pone de manifiesto la brecha generacional que ha surgido en la sociedad irlandesa. El diario The Irish Times demostró que las personas de más de 65 años de edad son las únicas que dijeron un "no" masivo al aborto - alrededor del 60% - mientras que los otros grupos de edad se pronunciaron a favor del "sí", especialmente los jóvenes de entre 18 y 24 años, cerca del 90%. Esto es una clara señal de la ausencia de transmisión de la fe y la moral católicas en estas generaciones, que son el resultado de la adaptación de la Iglesia al mundo del Concilio Vaticano II, haciendo caer al mundo en el libertinaje y el rechazo de Dios y sus mandamientos.

En tres meses, el Papa Francisco visitará Irlanda con motivo del Encuentro de las Familias, donde se encontrará con una sociedad cada vez más secularizada y depravada debido a su apostasía. Sólo una declaración de fe puede aclarar las inteligencias desviadas.