San Juan Bautista de la Salle - 15 de mayo

Mayo 15, 2020
Origen: fsspx.news

Nacido en Reims el 30 de abril de 1671, y fallecido en Ruan el 7 de abril de 1719, San Juan Bautista de la Salle es considerado como el fundador de la educación moderna; abrió escuelas gratuitas para niños y niñas, y fundó en Reims, en 1660, los Hermanos de las Escuelas Cristianas (o lasallistas), una congregación laica masculina de derecho pontificio. El 15 de mayo de 1950 fue declarado patrono universal de los educadores por el papa Pío XII.

Mientras era canónigo de Reims, Juan Bautista se dedicó a ayudar a un grupo de maestros de escuelas gratuitas deseosos de llevar a cabo correctamente su misión como educadores cristianos.

Renunciando a una situación económica privilegiada, la Salle se unió a ellos. Fue así que nació el Instituto de Hermanos de las Escuelas Cristianas, enteramente dedicado a la educación de los "hijos de los obreros y los pobres". Los miembros hacían votos privados de religión, pero el Instituto no incluía sacerdotes, por eso se le designa como "laico". Estos religiosos, con su sotana negra, solapas blancas y sus "cuatro brazos" (abrigo con mangas flotantes) serían conocidos en el mundo entero.

San Juan Bautista de la Salle fue un innovador en el ámbito de la pedagogía, ya que comprendió la importancia del carácter integral de la instrucción, que debe ser a la vez cristiana, intelectual, práctica y moral. Destacó la importancia de la adquisición de habilidades básicas: lectura, escritura, cálculo, uso de la repetición, monitoreo regular, participación activa y otorgar responsabilidades a los estudiantes.

Con el fin de proporcionar una estructura a su reforma educativa, nuestro santo desarrolló la enseñanza simultánea, el aprendizaje de la lectura en la lengua materna, el uso de material impreso y la formación continua de los maestros.

En una época en que la educación va de mal en peor, el rostro de San Juan Bautista de la Salle hace brillar más que nunca la misión de la Iglesia y de un clero que, a pesar de los oprobios con que la ingratitud mundana le aplasta, cuida de los más pequeños y los más débiles.