San Luis Potosí, México: una antigua Misión que continúa creciendo

Junio 30, 2021
Origen: fsspx.news
La actual capilla repleta de fieles

Como sucede tan a menudo, la “coincidencia” divina inició una nueva Misión

Una hermosa mañana de domingo, en octubre de 1989, un panadero llamado Don José Vásquez salió de la ciudad de San Luis Potosí, con su esposa e hijos, rumbo a la capital, la Ciudad de México. Iba en busca de la Misa en latín que había conocido en su infancia y en la que solía servir como acólito. Los cambios sufridos por la Iglesia en México con el Concilio Vaticano II lo habían dejado insatisfecho. Llevaba varios años buscando algún lugar donde todavía se celebrara la Misa tradicional.

Un día llegó a sus manos un panfleto con la dirección de una casa en la Ciudad de México donde algunos sacerdotes, pertenecientes a una orden llamada “Fraternidad San Pío Décimo” (la FSSPX), todavía celebraban la Misa tradicional. Así que Don José tomó a su familia y realizó el viaje de siete horas de distancia hasta la Ciudad de México en la fiesta de Cristo Rey en 1989. En la Ciudad de México, Don José conoció al Padre Manuel Joya, y se sorprendió al saber que la Fraternidad San Pío X (FSSPX) ya había sido invitada y había realizado algunas visitas a su ciudad natal de San Luis Potosí, en las que los sacerdotes celebraban la Misa en la casa de la familia Amaya Gallardo. Después de proporcionar a los sacerdotes su información de contacto, Don José regresó a San Luis Potosí y se reunió con la familia Amaya. Gracias a la unión de estas dos familias, nació una misión pequeña pero prometedora.

Al principio, varias familias ofrecían sus casas para la celebración de la Misa. Al poco tiempo, una sala de buen tamaño se convirtió en una capilla en la casa de Don José Vásquez. Esa capilla todavía está en uso actualmente, aunque ya no puede contener ni la mitad de los fieles. La misión también comenzó con un equipo muy básico. Los primeros bancos eran bidones de aceite vacíos cubiertos con mantas. Pero, poco a poco, la misión fue comprando sillas, ornamentos, capas pluviales y todo lo necesario.

Con los años, más y más familias se unieron a la capilla. Los sacerdotes visitaban la misión cada vez con más frecuencia, de modo que en 1992 el grupo de fieles era lo suficientemente grande como para que Monseñor de Galarreta hiciera una visita especial y confirmara a más de 60 personas. Desde hace aproximadamente cinco años, los sacerdotes de la FSSPX visitan San Luis Potosí dos veces al mes, para celebrar la Misa, escuchar confesiones y enseñar el catecismo a unas 30 familias (110 fieles).

Aumentan los fieles y también las necesidades

Los sacerdotes de la FSSPX que visitaban San Luis Potosí desde la Ciudad de México comenzaron a buscar desde el principio un terreno para construir una verdadera capilla. En 2012 compraron un terreno, pero luego se vieron obligados a revenderlo. En 2018 se compró un nuevo terreno (2,000 m2 aproximadamente) para una futura capilla. El plan es construir un gran salón parroquial de usos múltiples junto con una oficina, baños y un almacén, y luego usar ese complejo como una capilla temporal mientras construimos la iglesia real.

Desde 2018, los fieles de San Luis Potosí no han dejado de trabajar para recaudar el dinero necesario para la construcción de su capilla. Los pesos mexicanos valen alrededor de 1/20 de un dólar estadounidense, pero cualquier aportación es de ayuda. Todos los domingos, una familia diferente prepara comida para vender después de la Misa. El grupo de niñas y jóvenes confecciona y vende calendarios de Adviento hechos a mano, las madres de la misión venden galletas tradicionales navideñas, se rifó un reloj, y una persona se las ingenió para conseguir un suministro del famoso café orgánico del sureño estado mexicano de Veracruz para vender en beneficio de la misión.

En noviembre del año pasado, San José Proveedor fue proclamado patrón del proyecto de construcción de la capilla de San Luis Potosí. Los feligreses esperan impacientes para ver lo que su intercesión traerá en el nuevo año.

San Luis Potosí - Una antigua ciudad colonial

La misión de San Luis Potosí se encuentra en el corazón de una de las ciudades coloniales más grandes y antiguas de México. La ciudad es la capital del estado mexicano de San Luis Potosí, que tiene aproximadamente el tamaño de Virginia Occidental, y está ubicada en el centro de México. Al este de la ciudad, la tierra desciende hacia el Golfo de México, formando una zona de selva tropical llamada la Huasteca Potosina, un área famosa por sus numerosas cascadas.

San Luis Potosí fue fundada por el virrey español Luis de Velasco, el 3 de noviembre de 1592. La ciudad fue nombrada en honor a San Luis IX de Francia. La palabra Potosí se agregó al nombre porque es el sitio de unas minas famosas de plata y oro en Bolivia. Los primeros colonos mexicanos buscaban publicitar sus propias minas locales en San Luis Potosí, las cuales resultaron ser tan ricas como las de Bolivia, y fueron la fuente de mucha riqueza para la corona española. Se dice que Felipe II de España presentó en agradecimiento al gobernador de San Luis Potosí los cañones capturados en la batalla de Lepanto. Más tarde, estos cañones se fundieron y se convirtieron en campanas para la catedral.

La herencia católica en San Luis Potosí

La región alrededor de la ciudad de San Luis Potosí fue evangelizada principalmente por frailes franciscanos y jesuitas. Los misioneros encontraron cierta resistencia entre las tribus nativas chichimeca y guachichile, pero todos se convirtieron gradualmente al catolicismo. Estos misioneros también fueron responsables de la construcción de las muchas y hermosas iglesias que pueden verse actualmente por toda la ciudad, y de una serie de costumbres católicas únicas.

La más famosa de estas costumbres en San Luis Potosí es la Procesión del Silencio, basada en una costumbre similar celebrada en Sevilla, España. Es la tradición más importante de la ciudad y uno de los eventos más fotografiados en México, aunque es relativamente nueva (1954). La Procesión del Silencio tiene lugar todos los años el Viernes Santo. Se trata esencialmente del Vía Crucis en forma de un desfile enorme pero silencioso.

A las 20:00 horas del Viernes Santo comienza la Procesión del Silencio en la iglesia de la Virgen del Carmen. Un grupo de percusionistas anuncia el inicio del Vía Crucis. Los siguen las cofradías parroquiales, alrededor de 30 grupos de fieles en total. Todos portan trajes tradicionales, que a menudo incluyen las famosas capuchas largas de los penitentes españoles. Estas cofradías llevan cargando por toda la ciudad andas enormes con imágenes que representan los sufrimientos de Nuestro Señor y de Nuestra Señora. En ciertos puntos, la procesión se detiene para escuchar algunas meditaciones sobre la Pasión y cantos especiales que se realizan con melodías muy agudas y estridentes. Sin embargo, en su mayor parte, la procesión se desarrolla en completo silencio, excepto por el remoto sonido de los tambores. A la medianoche, la procesión llega a su fin en el mismo lugar donde comenzó, en la iglesia de Nuestra Señora del Monte Carmelo.

Esta rica herencia católica en San Luis Potosí ha rendido sus frutos entre su gente. Una de las ciudadanas más famosas de San Luis Potosí es la Beata Concepción Cabrera de Armida (1862-1937), generalmente conocida como la Madre Conchita. Esta madre de nueve hijos se dedicó a promulgar la vida religiosa después de la muerte de su esposo, y se convirtió en la fundadora de varias órdenes y congregaciones religiosas, que fueron reconocidas por San Pío X. Es conocida por sus prolíficos escritos místicos (más de 60,000 páginas), muchos de los cuales fueron compuestos durante la agitación de la Revolución Mexicana y las posteriores guerras Cristeras.

El declive del catolicismo

La mayor parte de México sigue siendo católica (alrededor del 80%). Sin embargo, el número de católicos que realmente practican la fe es mucho menor que eso, y la cifra total no deja de disminuir. En casi todo el territorio mexicano, incluido San Luis Potosí, las sectas protestantes y pos-protestantes, como los mormones y los testigos de Jehová, están ganando terreno, y el catolicismo corre el peligro de convertirse en una cosa del pasado. La mayoría de los católicos ignoran incluso los conceptos más básicos de la fe y, por lo tanto, están indefensos contra los ataques de los protestantes.

Ante este declive del catolicismo, solo podemos intentar hacer lo que está en nuestras posibilidades. Los fieles de la misión de la FSSPX en San Luis Potosí están emocionados por comenzar (¡con su generosa ayuda!) este gran proyecto de una futura iglesia que esperamos atraiga muchas almas. La comunidad parroquial agradece de antemano a todas las personas generosas que apoyarán el proyecto de construcción de nuestra capilla. Ustedes, sus familias y sus intenciones estarán presentes en nuestras oraciones y sacrificios.


Hacer un donativo a través de PayPal