San Marino votará sobre la legalización del aborto

Septiembre 26, 2021
Origen: fsspx.news
Vista panorámica de la república de San Marino

La ciudad-estado de San Marino es uno de los estados más pequeños del mundo: alrededor de 60 km2 con un poco más de 33,000 habitantes. Esta nación, cuya población católica se estima en más del 90%, votará el 26 de septiembre sobre la autorización del aborto hasta las 12 semanas de embarazo.

En San Marino, el aborto es ilegal desde 1865: se considera un delito punible con 3 años de prisión para la mujer y 6 años para el médico que realiza el aborto.

Un referéndum convocado por una organización militante

Se recolectaron más de 3,000 firmas en apoyo del referéndum, más del doble del requisito legal, según informó The Guardian. Este no es el primer intento, por cierto. Durante los últimos 20 años, varios intentos por enmendar la ley del aborto han fracasado tras el veto de los sucesivos gobiernos.

Italia, que rodea geográficamente al microestado, legalizó el aborto en 1978. Otros países predominantemente católicos, en particular Irlanda, han liberalizado sus leyes sobre el aborto en los últimos años mediante un referéndum.

El actual partido cristiano-demócrata gobernante instó a los ciudadanos a votar "no" al cambio de la ley.

Las reacciones de los defensores de la vida

"San Marino no tiene la obligación de aprobar las leyes de sus países fronterizos y no necesita depender del mal ejemplo de Italia", declaró el Dr. Adolfo Morganti del Comitato Uno di Noi (Comité Uno de Nosotros), un grupo provida que hace campaña contra la legalización del aborto en San Marino.

Morganti advirtió que el texto del referéndum podría abrir a San Marino a la posibilidad del "turismo del aborto", porque no impone una condición de ciudadanía o residencia.

También cuestionó la necesidad de legalizar el aborto, dada la solidez del sistema de protección social del país, que brinda asistencia a las mujeres embarazadas que lo necesitan.

San Marino también tiene una tasa de natalidad ya de por sí baja, alrededor de 1.26 niños por mujer, y es probable que el aborto legal se sume a la disminución de la población del estado, agregó.

El Comitato Uno di Noi ha sido criticado por los defensores del aborto debido a una campaña de carteles en San Marino que mostraba a un niño con síndrome de Down, junto con la leyenda: "Soy una anomalía, ¿tengo menos derechos que tú? Vota no [en el referéndum]".

En muchos países con leyes liberales sobre el aborto, como Islandia y los Países Bajos, la tasa de abortos de bebés con síndrome de Down supera el 90%.

Morganti señaló que el cartel transmite "una verdad muy desagradable, concretamente que dondequiera que se liberaliza el aborto, la cacería [de personas con síndrome de Down] comienza de inmediato".

El Padre Gabriele Mangiarotti, quien oficia en una iglesia en el centro histórico de San Marino, señaló que modificar la ley del aborto sería una traición a los principios del país. San Marino "fue fundado por un santo y, por lo tanto, tiene una presencia cristiana en su ADN", dijo.

Según la tradición, un cristiano llamado Marino fundó una comunidad cristiana en el siglo IV que finalmente se convirtió en la ciudad-estado de San Marino.

"Matar a un niño inocente es un acto grave, un crimen", concluyó.