Sangre de Cristo, consuelo en nuestros sufrimientos, ten piedad de nosotros

Julio 10, 2019
Origen: fsspx.news

Hay santos en el cielo. Son la cumbre de la Iglesia de Cristo. Hay pecadores recién convertidos en el mundo, que son las profundidades más bajas en la feliz tierra de la gracia redentora.

Hay almas padeciendo en el purgatorio, que moran en una misteriosa región de dolor y tranquilidad, de paciencia y de amor. Viven debajo de la tierra, pero están en su camino al cielo.

Su tierra es vasta y poblada. Es un territorio ganado al infierno por la Preciosa Sangre, y sus dolores no son eternos. Es una detención, no un exilio, una detención que es un maravilloso artificio de la misericordia, una de las muchas invenciones compasivas de la Preciosa Sangre.

Hay sufrimientos en la tierra. Estos sufrimientos terrenales también la Sangre Preciosa los alivia, ilumina, santifica, corona, glorifica y sabe hacer tan deliciosos que, aquellos que han bebido profusamente de la Sangre Preciosa, adquieren una nueva naturaleza extraña, y tienen sed de más sufrimiento.

Por lo tanto, estos dos extremos del sufrimiento, debajo de la tierra y sobre ella, pertenecen al imperio de la Preciosa Sangre. Si miramos fuera de nosotros, veremos en todas partes el imperio de la Preciosa Sangre que se extiende en una vista interminable.