Santa María de las Nieves

Agosto 01, 2020
Origen: fsspx.news

Nuestra Señora de las Nieves es el antiguo nombre dado a la basílica papal de Santa María la Mayor en Roma, y es el santuario mariano más grande del cristianismo primitivo, construido por el Papa Liberio alrededor del año 360.

Esta basílica fue decorada con hermosos mosaicos que representan la grandeza de María en memoria del Concilio de Éfeso (431). Durante este Concilio, celebrado en presencia del delegado papal, la ortodoxia católica triunfó sobre la herejía con este gran grito de fe dogmática: "María es la Madre de Dios", Theotokos en griego, el idioma del Concilio.

Por lo tanto, la segunda parte del Ave Maria, en la que decimos: "Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores", es un signo de la unidad católica universal que se extiende de Oriente a Occidente, aprobado y afirmado por la autoridad papal. El Vicario de Cristo realmente actuó como el Hijo de María.

Asimismo, el rito litúrgico de esta fiesta de la Virgen María, que celebra la dedicación de la Basílica más grande jamás construida en su honor, es un monumento visible de la importancia de la Virgen en la Iglesia católica y de la perennidad de su enseñanza.

Primero, la misión de María es llevar a los hombres a Cristo y, por lo tanto, renovar al género humano a imagen de Cristo. En toda la Iglesia católica, la Encarnación a través de María se continúa de esta manera: se enseña desde el púlpito y se renueva en el altar.

Casi todas las apariciones marianas florecen a través de la fundación y la construcción de una iglesia, de modo que, bajo el impulso de la devoción mariana, el misterio de la Encarnación puede continuar en la más perfecta ortodoxia sacramental, doctrinal y católica. Así, Guadalupe, Lourdes, La Salette, Pontmain y Fátima... según la petición expresa de Nuestra Señora, cuentan con santuarios marianos para llevar a cabo su misión esencial de dar el Salvador a la humanidad y perpetuar la Encarnación. Dondequiera que aparece la Virgen María, Cristo se manifiesta en toda su gloria, su presencia sacramental y su enseñanza infalible.

Por lo tanto, podemos ver dos características importantes de la piedad mariana: es dogmática y es sacerdotal.

Dogmática, porque conocer a María es conocer a Cristo; y conocer a Cristo es confesar su divinidad.

Sacerdotal, porque conocer y amar a Cristo significa estar total y completamente unidos a su sacrificio, que se continúa y se aplica mediante los siete sacramentos. Así, la Iglesia católica, a través de sus sacerdotes y fieles, venera al Dios Trino a través de la liturgia divina, que tiene lugar en el espacio sagrado de una iglesia consagrada bajo la dirección y patrocinio de la Madre de Dios.

Finalmente, es imposible restaurar todo en Cristo sin recurrir a María. Y el recurrir a María en estos últimos tiempos encuentra su fuerza particularmente en el impulso mariano desplegado en los santuarios dedicados a ella. Tanto en los que hemos mencionado, como también en la multitud de iglesias confiadas a su patrocinio.

¿La promesa especial de nuestra Santísima Madre con respecto a Portugal, y su garantía de que allí "el dogma de la fe siempre se conservará", no significa que la devoción mariana, que introduce el conocimiento perfecto de Cristo, sobrevivirá a todas las tormentas? Esta devoción es la señal de esperanza de que un día Dios restaurará a través de ella la gloria de su Hijo y de su Madre, en particular en Rusia, y en Santa María la Mayor en Roma.