Soñemos Juntos... ¡una y otra vez! (2)

Enero 08, 2021
Origen: fsspx.news

El Papa Francisco publicó el 2 de diciembre de 2020 un libro en italiano titulado Ritorniamo a sognare, (Soñemos Juntos) con el elocuente subtítulo: El Camino a un futuro Mejor...

Este artículo es la segunda parte de la reseña dedicada a este libro, fruto de sus entrevistas con el periodista británico Austen Ivereigh, quien también es su biógrafo "El gran reformador: Francisco, retrato de un Papa radical".

"Desbordamiento" bergogliano y "superación" hegeliana"

Esta casuística sofística recuerda los cuatro postulados planteados por el Papa en su exhortación apostólica Evangelii gaudium (2013), en particular el segundo: "la unidad prevalece sobre el conflicto", que justifica de la siguiente manera: "la mejor forma de afrontar un conflicto es aceptar sufrir el conflicto, resolverlo y transformarlo en el eslabón de un nuevo proceso".

Este enfoque del conflicto se basa en el principio "indispensable para construir la amistad social [ver el subtítulo de Fratelli tutti]: la unidad es superior al conflicto" (n. 228). Este principio inspira el concepto de una "diversidad reconciliada" (n. 230), recurrente en la enseñanza de Francisco, especialmente en el ámbito ecuménico.

Pero como señaló el Padre Giovanni Scalese en su blog Querculanus, el 10 de mayo de 2016: "El gran problema de este postulado es que presupone una visión dialéctica de la realidad muy similar a la de Hegel".

Y añade: "Esta 'resolución [del conflicto] en un plano superior' recuerda mucho al Aufhebung hegeliano [concepto central de la filosofía de Hegel que expresa el proceso de superación de una contradicción dialéctica, donde los elementos opuestos se afirman y se eliminan al mismo tiempo, se mantienen pero no se hipostasian, en una síntesis conciliadora. Nota del editor]. Por tanto, no parece una coincidencia que en el n. 230, se hable de una "síntesis", que lógicamente requiere una "tesis" y una "antítesis" (los polos en conflicto entre sí)".

A este docto análisis del Padre Scalese, podemos agregar la observación lapidaria y poco académica del intelectual Pierre Boutang: "tesis - antítesis - ¡basura!"

Como decía el editorial de DICI n. 402 (noviembre de 2020), es "la praxis conciliar en acción", y Francisco a la maniobra: "Tal es la pastoral 'misericordiosa' del Papa: teóricamente apoya la doctrina que destruye en la práctica -nominalmente en la línea católica, concretamente tras el espíritu del mundo. Esto ya estaba dicho en Amoris laetitia, donde los divorciados "vueltos a casar" pueden ser admitidos, en función de cada caso, a la comunión eucarística. (...) La moral evoluciona, la pastoral se adapta y el dogma se somete a estas concesiones según cada caso... El aggiornamento conciliar es una actualización permanente, una renovación incesante".

A esta superación del conflicto, el Papa la llama "desborde", y este término, que se refiere a la hidráulica más que a la dogmática, está perfectamente elegido para designar un pensamiento "líquido".

En la Nuova Bussola Quotidiana del 5 de octubre de 2020, Stefano Fontana escribió, acerca de la encíclica Fratelli tutti: "Y el verbo se hizo líquido...", precisando: "un texto fluido o líquido, que puede ser descompuesto y recompuesto, que combina proposiciones de distintos contenidos, que utiliza frases-eslogan pertenecientes a un repertorio consolidado y que se han vuelto demasiado comunes y mecánicamente repetitivas".

La hora del inventario

Ante tanta confusión, podemos entender la reacción del historiador Edouard Husson en el sitio Atlántico, el 12 de octubre de 2020 -sobre Fratelli tutti-, quien vislumbraba no "un momento de cambio" sino de manera más realista "la hora del inventario": "Cada vez aumentan más las voces laicas, especialmente en América del Norte, que recuerdan al Papa el contenido del Magisterio".

"¿Escandaloso? No. Cuando el Papa está tentado a dejar a un lado la carga del Magisterio, es saludable que algunos de sus hermanos vengan y le recuerden su deber. El 'siervo de los siervos de Dios' tiene deberes que no puede eludir. […] La resistencia de los laicos, bien merecedores del excelente calificativo de 'fieles', en el sínodo de la Amazonía en otoño de 2019, es un presagio del trabajo de inventario que habrá que hacer en los meses y años venideros para separar el trigo de la cizaña en la enseñanza de Francisco. Y me uno al grupo de los cuestionadores para decirle a Francisco, filialmente: "Santísimo Padre, ¡no se olvide de ser Papa!"