Sopla un viento del Este para la diplomacia vaticana

Noviembre 24, 2021
Origen: fsspx.news
El presidente Armen Sarkissian y monseñor Edgar Peña Parra

Luego de la visita de monseñor Paul Richard Gallagher, secretario de la Santa Sede para las Relaciones con los Estados, a Moscú, el 9 de octubre de 2021, ahora tocó el turno al sustituto para asuntos generales de la secretaría de estado, monseñor Edgar Peña Parra, de viajar a Armenia para una visita muy política.

El 29 de octubre de 2021, el diplomático, sonriendo de oreja a oreja, presentó las insignias del gran collar de la Orden Papal de Pío IX al presidente de la república de Armenia, Armen Sarkissian, en Ereván, capital de Armenia.

La Orden de Pío IX fue creada el 17 de junio de 1847, por la Bula del Papa del mismo nombre, con el fin de premiar las acciones distinguidas y las marcas de especial dedicación a la Santa Sede.

Esta recompensa es bien merecida por Armen Sarkissian, ya que fue el primer embajador de Armenia ante la Santa Sede, y autorizó la apertura de una nunciatura en la capital, la primera en la historia del país.

"El Papa me ha pedido que le presente la condecoración más prestigiosa del Vaticano", declaró monseñor Parra.

"Es un testimonio de las relaciones únicas que existen entre nuestros países. Con la apertura de una nunciatura apostólica en Ereván, queremos establecer relaciones de alto nivel y mostrar al mundo la importancia que tiene para nosotros la primera nación cristiana de la historia", agregó el diplomático romano, durante la ceremonia de entrega del gran collar de la Orden de Pío IX.

El jefe de estado armenio se enorgulleció de ser el primero, en su país, en recibir tal distinción: "Lo acepto como un reconocimiento a mi modesto trabajo y también como un reconocimiento al hecho de yo fui el primer embajador de Armenia ante la Santa Sede.

"Siempre he trabajado por las estrechas relaciones entre Armenia y el Vaticano. Por lo tanto, acepto esto, prometiendo hacer más", declaró Armen Sarkissian.

El 11 de octubre, el hombre que preside la pequeña república parlamentaria debilitada por su reciente derrota contra Azerbaiyán y Turquía, fue recibido en el Vaticano por el soberano pontífice, quien expresó su: "satisfacción por el desarrollo y fortalecimiento de las relaciones bilaterales entre la Santa Sede y Armenia, país de antigua tradición cristiana".

En cualquier caso, el hombre honrado por el Vaticano es uno de los aliados más inquebrantables de Vladimir Putin. Este hecho se produjo pocos días después de la visita del número tres de la Secretaría de Estado a Moscú, donde pudo conversar con su contraparte rusa, Sergey Lavrov.

La Santa Sede ya no oculta el hecho de ver en Rusia un factor de paz y estabilidad en la región, en un momento en que la influencia de Estados Unidos acaba de sufrir varios reveses diplomáticos en el mundo.