Soy la madre del amor hermoso

Agosto 08, 2020
Origen: fsspx.news

María es la obra maestra de toda la creación. La raíz de todos los dones que ha recibido no es otra que su prerrogativa como Madre de Dios.

Así como todas las gracias y dones del Espíritu Santo dentro de nosotros son el efecto de nuestra predestinación como hijo adoptivo de Dios, así también para María, todos los magníficos dones que ella tiene de los suyos provienen de su dignidad como Madre del divino Salvador.

María recibió del Padre Eterno el más perfecto corazón maternal. Nunca hubo un toque de egoísmo en ese corazón. Este corazón es una maravilla de amor, un tesoro de gracias, de todas las gracias que Dios quiso dar a las criaturas: gratia plena.

Este corazón se formó, por tanto, en primer lugar para Cristo, que, habiendo llegado a los suyos, no fue recibido allí, y que encontró una compensación de amor en su Madre. Pero, además, este corazón existía para ese otro Cristo, si podemos hablar así, que es el cuerpo místico de Jesús.

Cuanto más amamos a Dios, más amamos a nuestro prójimo. Lo mismo ocurre con María, que abraza a Cristo y a sus miembros con el mismo amor. Ella comparte este amor con sus sirvientes. Las almas que son devotas de María obtienen de ella un amor muy puro; toda su vida es un reflejo de su vida.

San Grignion de Montfort escribió: “Esta Madre de hermoso amor quitará de tu corazón todos los escrúpulos y todo el miedo servil rebelde… Mirarás a Dios como tu buen padre, con quien tratarás de complacer incesantemente, con quien conversarás confidencialmente como un niño con su buen padre. Si vienes a ofenderle por desgracia, te humillarás inmediatamente ante él, le pedirás humildemente perdón, simplemente le extenderás una mano, y te levantarás del pecado amorosamente sin problemas ni preocupaciones, y seguirás caminando hacia él sin desanimarte” (Tratado de la Verdadera Devoción, nº 215).

La devoción a María es una gracia que Dios da a los que le son queridos, y la Santísima Virgen hará nacer el amor de Cristo en sus corazones.